Globales

Este viaje de la delegaci?n se conoce luego de que Petro, quien asumi? el cargo el domingo pasado, reafirmara a principios de la semana que buscar? retomar los di?logos de paz con esa guerrilla.

Bogot?.- Una delegaci?n del Gobierno colombiano, liderada por el canciller ?lvaro Leyva, viaj? este jueves a La Habana para iniciar acercamientos con la guerrilla del Ej?rcito de Liberaci?n Nacional (ELN) con el fin de reanudar los di?logos de paz, que estuvieron estancados entre 2018 y 2022 durante la Presidencia de Iv?n Duque.

As? lo confirmaron a Efe fuentes cercanas al proceso, que detallaron que entre los viajeros est? el alto comisionado para la Paz, Danilo Rueda, y el senador Iv?n Cepeda, que durante muchos a?os ha apoyado las negociaciones de paz con los grupos insurgentes.

Luego Leyva confirm? la informaci?n con una foto de la delegaci?n que public? en sus redes sociales- “La paz total no es solo nacional sino va m?s all? de las fronteras. Comparto foto tomada en la ma?ana de hoy minutos antes de partir hacia la Rep?blica de Cuba<<.

“Danilo est? autorizado para hacer contactos, es su labor, su funci?n. Vamos a cotejar, hay muchos rumores, comunicados, expresiones a favor de treguas, de posibilidades de paz, pero ahora se trata de ver si es cierto”, dijo, por su parte, el presidente colombiano, Gustavo Petro, a periodistas.

Agreg?- “La labor de Danilo en este momento es auscultar en la m?xima extensi?n posible de la violencia en Colombia, hasta d?nde es cierta la posibilidad de procesos de paz, de acogimiento a la Justicia en muchos casos, de reinicio de negociaciones y de treguas bilaterales que puedan disminuir sustancialmente la violencia en Colombia. Ya tendremos una evaluaci?n de esa actividad>>.

Este viaje se conoce luego de que Petro, quien asumi? el cargo el domingo pasado, reafirmara a principios de la semana que buscar? retomar los di?logos de paz con esa guerrilla y se?alara que en las pr?ximas semanas se sabr? si esas negociaciones se seguir?n llevando a cabo en Cuba.

Las negociaciones del Gobierno colombiano con el ELN comenzaron en 2017 en Quito, durante el Gobierno de Juan Manuel Santos, y en 2018 fueron trasladadas a La Habana donde a?n se encuentran los principales dirigentes de la guerrilla, a pesar de que durante el Gobierno de Duque se paralizaron definitivamente.

Petro ha dicho que quiere retomar el protocolo ya establecido en las negociaciones que “permite la continuaci?n de los di?logos del ELN all? (en La Habana)”, pero debe ser el Gobierno de Cuba quien acepte volver a auspiciar los di?logos, as? como Noruega su papel de garante, o a?adir nuevos pa?ses a este prop?sito.

En ese sentido, Petro ha manifestado tambi?n que “Espa?a ha expresado disposiciones alrededor de ayudar en el proceso de paz colombiano”, en l?nea con el ofrecimiento que tambi?n ha hecho Chile para acoger las negociaciones.

POSICI?N DE LA GUERRILLA

El m?ximo comandante del ELN, Eli?cer Herlinto Chamorro, alias “Antonio Garc?a”, afirm? en una entrevista con el noticiero CM& publicada esta semana que las negociaciones de paz deben reanudarse en el punto en el que se quedaron estancadas.

“Quien la rompi? (la negociaci?n de paz) fue el Gobierno de Duque, ahora el nuevo Gobierno y el Estado colombiano deben ponerse a salvo de dicho incumplimiento. Es lo b?sico. Por lo tanto, (debe ser el) punto de partida para reiniciar las conversaciones”, expres? el jefe guerrillero.

El ELN, que ha crecido en fuerza durante los ?ltimos a?os, ya ha mostrado en varios comunicados que quiere volver a la mesa de negociaciones para buscar la paz con el Gobierno de Petro.

Las conversaciones quedaron en suspenso desde 2018 por la exigencia del Gobierno de Duque al ELN de liberar a todos los secuestrados que tiene en su poder y renunciar a esa y todas sus actividades criminales.

Tras el atentado contra la Escuela de Cadetes en Bogot? en 2019, que dej? 22 muertos y 68 heridos y fue cometido por el ELN, el Gobierno colombiano pidi? a Cuba la entrega de los negociadores que est?n en La Habana, pero la isla invoc? protocolos diplom?ticos para no acatar esa solicitud.