Un error de la derecha

The content originally appeared on: El Dia

La coyuntura politica actual lleva el sello de la crisis de la partidocracia Dominicana que se manifiesta, sobre todo, en el desgaste de la derecha conservadora, de la que forman parte, mas no exclusivamente, los partidos politicos que han alcanzado ser gobierno desde la intervencion norteamericana de 1965 hasta el dia de hoy. Asi vistos, sin importar mucho la retorica discursiva que los acompana, pero si los hechos, muy concretamente las politicas publicas aplicadas y la adopcion del neoliberalismo como sustancia comun del modelo economico y social, por lo que son concebidos como un unico partido de la derecha al que llamaremos el Partido Neoliberal.

Pertenecen a este Partido Neoliberal, el PRSC, el PRD, el PLD y su replica la FP y por supuesto el actual partido de gobierno, el PRM, con Luis Abinader a la cabeza de este.

Ademas de los partidos mencionados forman parte de la derecha politica los llamados poderes facticos que lo componen la Oligarquia, los medios de comunicacion, la cupula empresarial del CONEP, la cupula religiosa, tanto catolica como protestante, los norteamericanos y todo el andamiaje tecnico e ideologico que les sirve.

Por lo comun los partidos politicos son cooptados, en mayor o menor medida, por estos poderes facticos cuando llegan al poder, y aun antes, haciendo que estos se alineen, tanto a sus intereses corporativos inherentes, como a su vision estrategica en torno a la politica y el poder politico, convenientes `a la acumulacion de capital.

Esta crisis de los partidos politicos no es nueva, se ha venido gestando desde mucho tiempo atras, matizada por el resquebrajamiento del partido reformista, posteriormente del PRD y mas recientemente con la division del PLD en 2019.

Asi las cosas, las fuerzas de derecha representativas de los poderes facticos, que habian constituido hasta este momento el poder invisible detras del telon, se disponen a conformar un proyecto politico propio, sin la mediacion de los conocidos politicos profesionales y sus partidos, y logran colocar a Luis Abinader y al PRM en la preferencia del electorado. El resto es conocido por todos.

De esta manera, junto con Abinader, accede al gobierno la tecnoestructura oligarquica hasta posiciones estrategicas del poder politico, concretizando, por primera vez en mucho tiempo, la plena conjuncion de Gobierno y Poder factico.

Ahora bien, lo que parecia ser la mas inteligente estrategia politica de la derecha, se ha revertido en catalizador de las contradicciones sociales al punto de volver a poner en primer plano la lucha de clases.

Esta estrategia de la derecha constituye un error que ya cuenta con ejemplos fallidos en la region latinoamericana: Caso Pinera en Chile y ahora con Lasso en Ecuador.

Con apenas un ano y 8 meses, el gobierno del PRM, <> sufre una significativa caida en su posicion dominante que se refleja en el descenso de la popularidad del gobierno y de la figura de Luis Abinader en concreto

Sin intentar profundizar en las razones de este declive, mencionaremos solo algunas: las promesas incumplidas y su incapacidad en aplacar la espiral inflacionaria. La puesta en marcha de una <> basada en nuevos y sofisticados mecanismos de privatizacion de activos publicos, amparados en marcos legales (leyes) construidos para tal efecto como son las APP y los Fideicomisos. Un alineamiento palpable del gobierno con los intereses norteamericanos, incrementando el caracter entreguista en terminos generales, pero sobre todo, en el area de los recursos naturales no renovables.

En un pais que ha sido invadido militarmente en dos ocasiones por los gringos, la actitud del gobierno lacera el sentimiento nacional.

Dicho de otra manera, los sectores oligarquicos en su deseo de apoderarse directamente y desde el gobierno de los activos y los servicios publicos claves, a traves de instrumentos novedosos, propios de un neoliberalismo 2.0, asaltan la institucionalidad, y en lugar de encontrar un camino despejado para el logro de sus objetivos, se tropiezan de frente con la reaccion popular y la resistencia de amplios sectores de la sociedad al cambio prometido y trastocado.

De aqui que la derecha politica y su estrategia fallida, hayan provocado sin proponerselo, la aparicion de un espacio politico electoral para el desarrollo de un polo progresista alternativo al polo conservador de derecha que ha monopolizado el escenario politico desde la intervencion norteamericana de 1965,

Por primera vez en varias decadas, en la sociedad dominicana, la coyuntura social y politica brinda las condiciones ?objetivas y subjetivas? para conformar una ruta que permitira poner fin a la larga noche neoliberal en que ha estado sumido el pueblo dominicano y sera con la unidad de las fuerzas populares, de los partidos progresistas y de los movimientos sociales de frente a una derecha conservadora que ya tiene muy poco que ofrecer, a no ser mas y mas neoliberalismo.