Senor presidente, detenga eso… !Por favor!

The content originally appeared on: El Dia

Pocos paises del mundo pueden exhibir el desarrollo de los sectores productivos y el crecimiento economico que muestra la Republica Dominicana, en momentos en los que todavia la humanidad se bate en la lucha contra el Covid-19, que durante dos anos paralizo la casi totalidad del globo terraqueo.

Ha sido un trabajo arduo por parte de los distintos sectores nacionales, inspirados en las ejecutorias del gobierno que encabeza Luis Abinader, para relanzar la economia nacional y particularmente, las areas de mayor impacto, como el turismo, la construccion, zonas francas y pequenas y medianas empresas.

Los reportes del Banco Central y las valoraciones de los organismos internacionales no dejan espacio a la duda: la Republica Dominicana sigue siendo la cuna del milagro economico de America.

Basta con decir que su principal industria, el turismo, evidencia el mayor crecimiento jamas antes tenido, ni siquiera previo a la pandemia del coronavirus.

“La llegada de turistas a la Republica Dominicana crecio en el mes de abril, con el arribo de 626,010 visitantes no residentes, lo que representa un aumento de un 7% por encima de abril 2019 y un 13% por encima de abril 2018”, expresa con legitimo orgullo y satisfaccion el ministro de Turismo, David Collado.

En el pais, habria pocos grupos en capacidad de cuestionar el buen comportamiento de la economia nacional, si no fuera porque seguimos con esas grandes deudas sociales acumuladas, las cuales distintas administraciones publicas fracasaron en saldar, ya por falta de iniciativas, o por respuestas erradas a esas problematicas.

Citar esas deudas que presionan a la mayoria de la poblacion, tomaria mucho tiempo y espacio. Comparto algunas: calidad de la educacion, proteccion social, desigualdad en los ingresos, deficit habitacional y fortalecimiento institucional, ejes en torno a los cuales surgen muchas articulaciones que permitirian un pais con un mejor indice de desarrollo humano (IDH).

A esos deficits sociales, se suman la inquietud y preocupacion que provocan las agresiones y muertes de ciudadanos y ciudadanas a manos de la policia. Las estadisticas de esos desmanes dejan perplejo al mas flematico.

De acuerdo a los propios organismos competentes, el Ministerio Publico y la Policia Nacional, agentes de la institucion han aniquilado a unas dos mil veinticinco (2,025) personas en el periodo 2005-2022, incluyendo doce, en apenas el primer cuatrimestre de lo que va de este. !Asi, no!

A los grandes esfuerzos por alcanzar el bienestar colectivo y la elevacion de la calidad de vida de la gente, es necesario que el presidente Abinader incorpore su voluntad ferrea para lograr las importantes transformaciones sociales que demanda la poblacion. El, como gobernante, lo sabe y esta plenamente consciente.

La reestructuracion de la Policia Nacional es ya inaplazable. Es tiempo de que, con sus 86 anos de creacion, deje de ser un cuerpo represivo, persecutor y temible, como se percibe en pleno siglo XXI, y pase a ser una instancia de servicio, confianza, cercania y apego con la ciudadania.

Una accion en ese sentido, elevaria la valoracion del presidente dominicano que, segun un informe de la revista estadounidense Americas Quartelry, publicado en el pais en las ultimas horas y divulgado tambien por CNN, ocupa el primer lugar de aceptacion, con un muy envidiable 70%, al ser evaluado junto a otros nueve homologos de America Latina.