SCJ fija criterio sobre plazos de caducidad y fallos extrapetita e infrapetita

The content originally appeared on: El Dia

SANTO DOMINGO.- La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) establecio el criterio jurisprudencial de que los plazos de caducidad de los recursos de casacion no son computables a partir de la notificacion por parte del secretario del acto de emplazamiento, como lo retuvo el Tribunal Constitucional, sino que es un plazo franco de 30 dias, como establece la ley de procedimiento de casacion.

Mediante sentencia num. SCJ-PS-22-0434 de fecha 28 de febrero de 2022, la Sala Civil se aparto de la tesis asumida por el Tribunal Constitucional, en lo relativo al computo del plazo procesal a partir de la actuacion procesal del recurrente.

“En ese contexto, el nucleo esencial de la decision versa en el sentido de que no es posible exigir al Secretario General de la Suprema Corte de Justicia que notifique al recurrente el auto que autoriza a emplazar emanado del presidente de la Suprema Corte de Justicia lo cual resulta una situacion procesalmente inadecuada que contraviene el sentido de razonabilidad de las normas juridicas y su conformidad con el articulo 7 de la citada ley (de casacion), de lo que se deriva que no es posible que el computo del plazo de caducidad sea a partir de la fecha en que el secretario realice la notificacion, lo que representa imponer una obligacion que no se advierte ni de la interpretacion del articulo 69 de la Constitucion, ni de ningun otro texto normativo concebido en nuestro ordenamiento juridico”, establece la sentencia.

En otro aspecto de la sentencia, retiene que los tribunales estan obligados a dar respuestas a todos los aspectos que contengan las demandas o recursos de los que son apoderados.

La decision establece que al no contestar los pedimentos de las acciones de las cuales estan apoderados se incurre en el vicio del fallo extrapetita (fuera de lo pedido), pero tambien en el vicio infrapetita (no responder a todos las pretensiones formales esbozadas en las conclusiones que contenga la demanda).

En otro orden, la decision retuvo que la alzada juzgo la contestacion original sin haberse pronunciado conclusiones al fondo, pero tampoco decidio las pretensiones que perseguian la nulidad del contrato de venta, cuya ejecucion habia sido formulada por la parte demandante original en el acto introductivo de la demanda, quien fungia a la sazon como parte recurrida en apelacion, la cual incurrio en defecto y sin haberse suscitado pronunciamiento respecto al fondo de la demanda por ninguna de las partes, fue decidida dicha contestacion, lo que es procesalmente reprochable desde el punto de vista de las reglas que gobiernan el debido proceso, lo que configura que la corte a qua (de apelacion) incurrio en la vulneracion invocada”, indica la citada sentencia. Por lo que fue casada la sentencia impugnada.

La decision fue adoptada por los magistrados Pilar Jimenez Ortiz, quien preside la Primera Sala, Justiniano Montero Montero, Vanessa Acosta Peralta y Napoleon Estevez Lavandier.