Rese?a: Es hora de decir adi?s al <>

The content originally appeared on: El Dia

Algunas cosas buenas sobre la cuarta entrega de “Hotel Transylvania”: Kathryn Hahn, una actriz de doblaje tan evocadora como lo es en la pantalla; los monstruosos compa?eros con las voces de David Spade, Keegan-Michael Key, Steve Buscemi y Brad Abrell; un chiste sobre un malvavisco solitario (en serio); la revelaci?n de que el Hombre Invisible ha estado desnudo todo este tiempo; los 94 minutos de duraci?n, y su f?cil acceso en Amazon Prime Video a partir del viernes.

Pero quiz?s lo mejor de “Hotel Transylvania: Transformania” es que llega a su fin. Aparentemente, el pozo de ideas para esta propiedad se ha secado y han tomado la sabia decisi?n de decir adi?s. Sin embargo, no han logrado cerrar con broche de oro.

Lo que comenz? como una historia bastante inteligente sobre una relaci?n de padre e hija, los monstruos y la industria hotelera, ha estado en control de crucero desde sus primeros d?as y se ha ido quedando sin combustible. Es dif?cil deshacerse de la sensaci?n de que todos actuaron por obligaci?n esta ?ltima oportunidad.

En realidad, ni siquiera “todos”: Adam Sandler, el principal astro de las tres entregas anteriores como el Conde “Drac” Dr?cula, logr? retirarse temprano. Kevin James tambi?n lo hizo. Esta vez, bajo la direcci?n de Derek Drymon y Jennifer Kluska, Drac cuenta con la voz de Brian Hull, quien hace un buen trabajo aproxim?ndose al n?mero vamp?rico de Sandler.

Y aunque el personaje ha tenido tres pel?culas para acostumbrarse a la idea de la relaci?n de su hija, no ha evolucionado mucho desde la primera, cuando vio horrorizado a Mavis (Selena Gomez) conocer y enamorarse de un humano, Johnny (Andy Samberg).

Te invitamos a leer: “La vida de los reyes” La historia de Raymond Pozo y Miguel C?spedes

Desde entonces se casaron y tuvieron un hijo, pero Johnny a?n se siente como un extra?o, y Drac todav?a detesta aceptarlo como parte de la familia.

Entonces, en esta entrega producida y coescrita por el creador de la franquicia Genndy Tartakovsky, Drac decide, presa del p?nico entre bastidores, no hacer un gran anuncio p?blico sobre la entrega del hotel a Mavis y Johnny. Johnny, pensando que es su culpa porque no es un monstruo, le pide a Van Helsing (Jim Gaffigan) que lo ayude a cambiar. Funciona. Se convierte en una abominaci?n con dientes, tonta y escamosa, pero todo se torna una locura.

Drac se vuelve humano, lo que para ?l resulta algo pat?tico, como un estereotipo de un estadounidense de vacaciones, y esto genera preguntas inc?modas sobre si las transformaciones son o no un comentario sobre los seres de la cinta o la humanidad en general.

Se complica a?n m?s por las formas que toman Frank, Murray, Wayne y Griffin: uno es guapo, otro anciano. De todos modos, a nadie le importa permanecer alterado, y todos tienen que viajar por el mundo en busca de un cristal que los devuelva a su forma original.

Es dif?cil sobrestimar cu?n estridente y fren?tico es todo este esfuerzo. Incluso con la explosi?n de colores, requiere de un esfuerzo mantener el inter?s.

La man?aca “Hotel Transylvania: Transformania” no parece ser para padres o ni?os muy peque?os. Tal vez chicos de 8 a 12 a?os pueden amar a estos personajes y aceptar cualquier aventura en la que se encuentren, pero esta podr?a poner a prueba incluso su paciencia.

“Hotel Transylvania: Transformania”, un estreno de Sony Pictures/Amazon Prime Video, tiene una clasificaci?n PG (que sugiere cierta orientaci?n de los padres) de la Asociaci?n Cinematogr?fica de Estados Unidos (MPAA, seg?n sus siglas en ingl?s) por “desnudez de dibujos animados, algo de acci?n y humor grosero”