?Que pasa con los jabones de hotel?, una pregunta transformada en solidaridad

The content originally appeared on: El Dia

Millones de pastillas de jabon usadas en los hoteles acaban cada dia en la basura, un desperdicio con el que el estadounidense Shawn Seipler y su organizacion Clean the World ayudan a proteger de enfermedades potencialmente mortales a ninos de 127 paises.

Por su trabajo en un departamento de ventas para una empresa de tecnologia, Seipler debia dejar su casa en Florida para viajar por todo Estados Unidos y dormir cuatro noches a la semana en hoteles.

En uno de ellos, situado en Minneapolis, tuvo un dia de 2008 su particular epifania, que le ha llevado a distribuir unos 70 millones de pastillas de jabon recicladas por todo el mundo.

Seipler, nacido en Fort Lauderdale (Florida) hace 46 anos, se planteo que pasaba con los jabones de cortesia de los hoteles que muchas veces se usan solo una vez y pregunto en recepcion.

Al enterarse de que iban a la basura tuvo la idea de usarlos en beneficio de los cerca de 9.000

ninos que mueren al ano en el mundo por enfermedades prevenibles con un buen lavado de manos, como la neumonia, el colera o una simple pero mortal diarrea.

En una entrevista con Efe se muestra orgulloso de que la empresa que fundo y dirige, Clean the World (Limpia el mundo), contribuya a la tarea de reducir la tasa de mortalidad de ninos menores de 5 anos a causa de enfermedades relacionadas con la falta de higiene.

Segun dice, de 2009 a 2020 el indice ha disminuido un 65 %.

“Eso es millones de ninos. Son millones de ninos”, subraya el responsable de una organizacion que

presume de formar parte del Grupo Mundial WASH (Lavar) de las Naciones Unidas.

OTRA IDEA DE GARAJE

No solo las grandes ideas detras de gigantes como Apple, Amazon o Microsoft comenzaron en un garaje. La idea de Seipler de reciclar jabones usados y donarlos a los mas necesitados dio sus primeros pasos en uno bien pequeno.

Con guantes y peladores de patatas el y un grupo de allegados rasparon y reciclaron un primer cargamento de jabones usados que recogieron en hoteles cercanos.

Asi nacio Clean the World (Limpia el mundo), que ha donado ya cerca de 70 millones de pastillas de jabon recicladas y esta presente

en 127 paises.

Ademas, ha evitado, solo en Norteamerica, que mas de mil toneladas de residuos hoteleros acabenen los basureros.Para lograrlo han firmado acuerdos con mas 8.100 hoteles, incluidas grandes cadenas como Marriott, Hyatt, Hilton o Walt Disney Resorts, que en total representan 1,4 millones de habitaciones a nivel global.LA LLEGADA A HAITI

Los primeros jabones se entregaron a organizaciones beneficas de Florida y llegaron a Haiti poco antes del terremoto de 2010, que mato a unas 300.000 personas.

Lo que Seipler vio alli lo abrumo.

Llevaban un cargamento de 2.000 jabones y acudieron mas de 10.000 personas a una iglesia local. Una de ellas, una madre con su bebe en brazos le dijo que habia perdido a dos hijos ya por enfermedades que bien podrian haberse evitado con esa sencilla combinacion de grasa, solucion caustica y agua.

“Desde entonces hemos enviado alrededor de tres millones de pastillas de jabon a esa misma area, a esa iglesia, a esas madres, para asegurarnos de que tengan sus necesidades de jabon e higiene satisfechas”, explica.

Pero son muchas mas las zonas a las que han llegado estas pastillas con un dibujo de un nino junto a pompas de jabon y dentro del tradicional simbolo circular del reciclaje: Centroamerica, Ecuador, Republica Dominicana, la frontera de Mexico y Estados Unidos, Somalia o Siria, entre otros muchos.

Y pronto tambien enviaran kits de higiene con jabon, champu, pasta de dientes y quizas desinfectante para manos o calcetines a Polonia y Rumania, a donde llegan cientos de miles de refugiados ucranianos que huyen de su pais por la invasion rusa.

AGRADECIMIENTO ETERNO

Seipler habla con ternura de las madres a las que entregan cada ano seis millones de pastillas de jabon, mujeres victimas de una “pobreza abyecta” que agradecen que con esos productos desperdiciados en los paises avanzados quizas no tendran que seguir enterrando a sus hijos.

“El momento de mayor orgullo es cuando me dijeron: ‘Oramos para que no solo nos traigas mas, sino para que puedas llevar jabon a otras madres del mundo que estan sufriendo igual que nosotras'”, recuerda.

Pero ese sueno de poder ayudar a madres de todo el mundo peligro seriamente cuando mas necesaria era su iniciativa: la pandemia obligo a cerrar miles de hoteles y se interrumpio el flujo de jabones.

La ONG de este emprendedor que con 7 anos abrio un puesto callejero de limonada y palomitas de maiz ha donado desde 2017 mas de 32.000 duchas moviles para que personas sin hogar puedan asearse en enclaves de la ciudad donde se les ofrecen ademas servicios como asesoramiento sobre salud mental.

Y ya trabaja en proyectos de reciclaje de las enormes cantidades de plastico en la industria hotelera y le preocupa la creciente inseguridad en el acceso al agua limpia.