Nacionales

Roman Jaquez Liranzo, presidente de la JCE.

SANTO DOMINGO.- El presidente de la Junta Central Electoral, Roman Jaquez, reitero que en esa institucion estan enfocados en una reforma electoral que guarde correspondencia con los objetivos de desarrollo del milenio y que permita al Estado cumplir con la deuda que tiene con la mujer politica y con la paridad, y senalo que el momento es el ideal para celebrar con dignidad los 80 anos de que la mujer dominicana tuviera derecho al voto.

Al dejar iniciado el primer Congreso Internacional Democracia, Elecciones e Identidad, para tratas sobre las Reformas Electorales y del Registro Civil, al que asistio el presidente Luis Abinader, Jaquez Liranzo preciso que en su propuestas de reformas pretenden como organo, mejorar y crear mayores niveles de equilibrio, justeza, control y sanciones ante la obtencion de recursos ilicitos en el financiamiento publico y privado que reciben los Partidos, agrupaciones y movimientos politicos.

Ademas, buscan impactar mediante un nuevo diseno de los plazos para las precampanas y campanas electorales, los topes de gastos para esos periodos y que se pueda contar con un adecuado esquema de juzgamiento de las infracciones electorales, como la violencia politica hacia la mujer.

“Estamos confiados en que, en esta legislatura, el Congreso Nacional pueda aprobar la reforma electoral que nos permita actualizar y fortalecer nuestro sistema electoral, todo ello como fruto de un gran dialogo y un consenso entre los distintos sectores que integran la sociedad dominicana, tal y como se ha venido haciendo”, manifesto el presidente de la JCE.

El congreso tuvo como primer panelista a Francisco Guerrero, quien es secretario para el Fortalecimiento de la Democracia, de la Organizacion de Estados Americanos (OEA), quien trato el tema 2estado de la democracia en la Region.

Guerrero hizo un llamado a para que se cuiden al arbitro electoral, haciendo referencia de la Junta Central, y senalo que el mismo no se puede destruir en funcion de ganancias personales, ganancias del momento o ganancias politicas.

“Nos ha tomado decadas construir la institucionalidad electoral y es nuestra obligacion moral y politica cuidar al arbitro”, enfatizo.