Novak Djokovic: qu? ha dicho realmente el tenista serbio sobre las vacunas

The content originally appeared on: El Dia

El n?mero uno del tenis mundial, el serbio Novak Djokovic, est? en medio de una gran pol?mica tras serle revocada la visa para participar en el Abierto de Australia que comienza el pr?ximo 17 de enero.

El deportista recibi? una exenci?n de los requisitos de vacunaci?n contra la covid-19, algo que despert? la ira de los australianos y una pelea pol?tica y diplom?tica que por el momento est? pendiente de resoluci?n.

Pero ?Qu? ha dicho realmente Djokovic sobre las vacunas?

La estrella serbia, de 34 a?os, no ha revelado oficialmente su estado de vacunaci?n frente al coronavirus, pero en el pasado dej? clara su oposici?n a las vacunas.

En abril de 2020, mucho antes de que las vacunas contra la covid estuvieran disponibles, Djokovic dijo que se opon?a a la vacunaci?n.

Te invitamos a leer: Los antivacunas, una antigua locura que cobra vida en la actualidad

M?s tarde aclar? su postura admitiendo que no es <> y se?al? que mantiene la <>, pero que quiere tener <> para su cuerpo.

Durante un Facebook Live, explic? que no le gustar?a <> para viajar o competir en torneos.

A?adi? que tiene curiosidad <>.

Simpatizantes de Djokovic se han presentado frente al hotel donde se supone que lo tienen detenido temporalmente.

En el pa?s natal de Djokovic, donde se estima que menos de la mitad de la poblaci?n tiene la pauta de vacunaci?n completa, sus comentarios fueron criticados en aquel momento por el epidemi?logo del gobierno, Predrag Kon, que acus? al tenista de crear <>.

Ciencia cuestionable

Djokovic tiene un historial en lo que concierne a cuestionables teor?as cient?ficas.

En su libro <>, Djokovic describi? c?mo en 2010 se reuni? con un nutricionista que le pidi? que sujetara un trozo de pan en la mano izquierda mientras le presionaba el brazo derecho.

Djokovic afirma que se sinti? mucho m?s d?bil mientras sujetaba el pan y cit? esto como prueba de su intolerancia al gluten.

Y durante un Instagram Live, aleg? que el pensamiento positivo puede <> el agua contaminada y a?adi? que cient?ficos <>.

Seg?n el doctor David Nunan, investigador del Centro para la Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford, <<en la balanza de las probabilidades es altamente improbable que estas afirmaciones sean verdad, al menos no bajo las actuales convenciones de la teor?a y la pr?ctica cient?ficas>>.

Previamente en la pandemia, la esposa de Djokovic comparti? en Instagram la teor?a de la conspiraci?n sobre el 5G. Su publicaci?n recibi? la etiqueta de desinformaci?n de parte de la red social.

Activistas antivacunas

Defendido por sus seguidores y por pol?ticos serbios, la disputa por la visa de Djokovic ha movilizado a activistas antivacunas, aunque el tenista nunca los ha apoyado expl?citamente en sus posturas m?s extremas.

Grupos de antivacunas han expresado su apoyo al jugador serbio.

En grupos de Telegram en los que se promueven teor?as antivacunas se lo presenta como un h?roe y un s?mbolo de la libertad de elecci?n.

Usuarios de Twitter se han agrupado bajo hashtags en apoyo al jugador y para pedir un boicot al Abierto de Australia.

Una influyente cuenta vinculada a teor?as de la conspiraci?n denunci? que el deportista es <> y plante?: <>.

La importancia de la vacunaci?n

La controversia coincide en un momento en el que Australia atraviesa la peor ola de covid-19 con m?s de 70.000 casos nuevos reportados hasta el 6 de enero.

Australia exige a todos los visitantes extranjeros estar doble vacunados antes de entrar al pa?s. Por otra parte, m?s del 90% de los adultos australianos ha recibido doble vacunaci?n.

La pregunta que surge entonces es por qu? tanta gente que est? vacunada se sigue infectando de covid, especialmente ahora con ?micron siendo la variante dominante.

No es solo Australia. La tendencia se ha visto replicada en otras partes del mundo, incluyendo Reino Unido, donde el n?mero de infecciones se vio doblada cada dos d?as a comienzos de diciembre.

Esto puede ser tomado por grupos antivacunas como prueba de que las inmunizaciones no son eficaces para detener el avance del coronavirus.

Hasta ahora se sabe que las vacunas no previenen la infecci?n; pero s? han demostrado que son muy buenas para prevenir la enfermedad severa. Esta protecci?n es igualmente importante, si no m?s, porque mantienen a la mayor?a de las personas infectadas lejos de los hospitales y de la muerte.

Contra la variante delta, la protecci?n de las vacunas contra la enfermedad severa y muerte por covid fue m?s de 90% con relativamente poco decaimiento de protecci?n a lo largo de por lo menos cinco meses despu?s de dos dosis.

Las vacunas contra la covid-19 siguen sirviendo para lo que fueron dise?adas: la prevenci?n de casos m?s graves de la enfermedad.

Recientemente, Renato Kfouri, especialista en enfermedades infecciosas y director de la Sociedad Brasile?a de Inmunizacione, le explic? a BBC Brasil que la primera ola de vacunas tiene como objetivo reducir el riesgo de desarrollar las formas m?s graves de la enfermedad.

<>, resume Kfouri, director de la Sociedad Brasile?a de Inmunizaciones (SBIm).

Este mismo razonamiento se aplica a la vacuna contra la gripe, que ha estado disponible durante d?cadas.

La dosis, que se ofrece todos los a?os, no necesariamente previene la infecci?n por el virus de la influenza, pero evita las frecuentes complicaciones en los grupos m?s vulnerables, como los ni?os, las mujeres embarazadas y los ancianos.

Y los datos muestran que las vacunas est?n jugando muy bien ese papel: seg?n el Commonwealth Fund, la aplicaci?n de dosis contra el coronavirus evit?, hasta noviembre de 2021, un total de 1,1 millones de muertes y 10,3 millones de hospitalizaciones solo en Estados Unidos.

Otro an?lisis, llevado a cabo por la Universidad de Cambridge, Inglaterra, mostr? que si un individuo est? infectado con ?micron, el riesgo de hospitalizaci?n es un 81% menor si ha tomado las tres dosis del agente inmunizante.

<>, asegura Kfouri.