Globales

Bruselas.-La Union Europea intenta resolver las ultimas reticencias en su seno para sancionar el petroleo ruso como represalia a los cortes en el suministro de gas a Polonia y Bulgaria, despues de que estos dos paises se negaran a pagar sus compras en rublos.

En una reunion extraordinaria de ministros de Energia, los gobiernos de Alemania y de Austria, hasta ahora reacios, expresaron su disponibilidad a adoptar un nuevo paquete de sanciones que incluya el crudo procedente de Moscu, dejando a Hungria como unico pais que todavia lo rechaza.

En tanto, el primer ministro italiano, Mario Draghi, urgio ayer a la Comision Europea (CE) a expresar cuanto antes si el pago con rublos del gas ruso es un violacion de las sanciones europeas contra Moscu, por su invasion a Ucrania el pasado 24 de febrero.

“Es muy importante que la Comision exprese una opinion juridica clara sobre si el pago en rublos incumple las sanciones o no, es la unica manera de mantenernos todos unidos. Si no hay una linea, cada empresa o pais hara lo que crea conveniente”, sostuvo Draghi, en una rueda de prensa, al termino del Consejo de Ministros de ayer.
El expresidente del Banco Central Europeo (BCE) dijo que, en su opinion personal, el pago con la moneda rusa es una violacion de los contratos firmados con Moscu, pero que la Union Europea debe acordar su posicion.

Pliego de sanciones
La Comision Europea no ha querido detallar todavia el contenido del que sera el sexto paquete de sanciones contra el Kremlin, en el que se baraja tambien sancionar a mas bancos rusos y bielorrusos.

Segun el Centro de Investigacion sobre Energia y Aire Limpio (CREA), la Union Europea ha comprado mas de 47,400 millones de euros en productos energeticos a Rusia desde la invasion de Ucrania (19.700 millones en petroleo, 27,000 millones en gas y 780 millones en carbon).

El gas de la discordia

— Veto
El Gobierno hungaro insistio ayer en que mantiene su oposicion a que la Union Europea, y sus respectivos gobiernos, imponga un embargo a las importaciones de petroleo y gas ruso en castigo por su invasion de Ucrania.