Metaverso: por qu? hay compa??as que est?n gastando millones comprando terrenos virtuales

Tecno-ciencia

Metaverso

La idea de gastar miles o incluso millones de d?lares para comprar una <> ficticia en un mundo virtual puede sonar absurda.

Pero en los ?ltimos meses hemos visto significativas inversiones en terrenos virtuales dentro del metaverso.

La consultora Price Waterhouse Coopers se encuentra entre las ?ltimas firmas en entrar en el mercado inmobiliario de The Sandbox, una de las plataformas de mundos virtuales en las que la gente puede socializar, jugar o acudir a conciertos.

PwC pag? una suma que podr?a ser considerable, aunque la cantidad final no fue desvelada.

Otra persona compr? recientemente por US$450.000 una parcela de tierra en Snoopverse, un mundo virtual que el rapero Snoop Dogg est? desarrollando dentro de The Sandbox.

Mientras tanto, Metaverse Group, una empresa de bienes ra?ces enfocada en la econom?a del metaverso, compr? supuestamente un terreno en Decentraland, otra plataforma virtual, por US$2,43 millones.

Te invitamos a leer: TCL lanza la serie de productos 5G

Repasemos qu? es el <>, porque probablemente hayas escuchado mucho el t?rmino cuando Facebook cambi? su marca a Meta en octubre de 2021.

Otras compa??as, como Nike y Microsoft, tambi?n han anunciado que se lanzar?n a este espacio.

El metaverso describe una visi?n de un mundo virtual 3D conectado, donde los mundos real y digital se integran utilizando tecnolog?as como la realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR).

A este universo virtual se podr? acceder a trav?s de dispositivos como gafas de realidad virtual o realidad aumentada y aplicaciones para tel?fonos inteligentes.

Los usuarios se encontrar?n y se comunicar?n a trav?s de avatares digitales, explorar?n nuevas ?reas y crear?n contenido.

La idea es que el metaverso se desarrollar? para convertirse en un espacio virtual colaborativo donde podamos socializar, jugar, trabajar y aprender.

Ya existen varios metaversos, por ejemplo, en plataformas de juegos virtuales como The Sandbox y mundos virtuales como Decentraland.

De la misma manera que un sitio web es parte de la red mundial 2D m?s amplia, los metaversos individuales formar?n un metaverso conectado m?s grande.

Es importante destacar que, como en el mundo real, es y ser? cada vez m?s posible comprar cosas en el metaverso, incluidas las propiedades inmobiliarias.

Las transacciones en el mundo virtual generalmente se realizan utilizando criptomonedas.

Aparte de las criptomonedas, los tokens no fungibles (NFT) son el m?todo principal para monetizar e intercambiar valor dentro del metaverso.

Un NFT es un activo digital ?nico.

Aunque son principalmente elementos de arte digital (como videos, im?genes, m?sica u objetos 3D), hay muchas cosas que pueden considerarse NFT, incluidas las propiedades virtuales.

En plataformas como OpenSea, donde la gente compra e intercambiar NFT, ahora hay terrenos o incluso casas virtuales.

Para garantizar que los bienes ra?ces digitales tengan valor, la oferta es limitada, un concepto en econom?a llamado <>.

Por ejemplo, Decentraland se compone de 90.000 piezas o <> de tierra, cada una de aproximadamente 15,5 metros por 15,5 metros.

Ya estamos viendo ejemplos en los que el valor de los inmuebles virtuales est? aumentando.

En junio de 2021, un fondo de inversi?n en bienes ra?ces digitales llamado Republic Realm supuestamente gast? el equivalente a m?s de US$900.000 para comprar una parcela en Decentraland.

Seg?n DappRadar, un sitio web que rastrea los datos de ventas de NFT, fue la compra m?s cara de terrenos NFT en la historia de Decentraland.

Sin embargo, como sabemos, en noviembre de 2021, el Grupo Metaverse compr? su terreno en Decentraland por US$2,4 millones.

El tama?o de esta compra fue en realidad m?s peque?o que el anterior: 116 parcelas de tierra en comparaci?n con 259 compradas por Republic Realm.

Pero no solo la plataforma Decentraland est? registrando furor por las compras.

En febrero de 2021, Axie Infinity (otro mundo de juegos virtuales) vendi? nueve de sus parcelas de tierra por el equivalente a US$1,5 millones, un r?cord, dijo la compa??a.

Pero tan solo unos meses despu?s, en noviembre de eses mismo a?o, vendi? otra parcela por US$2,3 millones en noviembre de 2021.

Aunque parece que los precios est?n subiendo es importante reconocer que la inversi?n inmobiliaria en el metaverso sigue siendo extremadamente especulativa.

Nadie puede estar seguro de si este auge es la pr?xima gran inversi?n o la pr?xima gran burbuja.

?Para qu? compran?

Dejando a un lado los incentivos financieros, es posible que se pregunte qu? har?n realmente las empresas y las personas con sus propiedades virtuales.

Por ejemplo, la compra realizada por el Grupo Metaverse se llev? a cabo en el recinto de moda de Decentraland.

Seg?n el comprador, el espacio se utilizar? para albergar eventos de moda digital y vender ropa virtual para avatares, otra ?rea potencial de crecimiento en el metaverso.

Aunque los inversores y las empresas dominan este espacio por ahora, no todos los bienes ra?ces del metaverso costar?n millones.

Pero, ?Qu? podr?a ofrecerle ser propietario de un terreno virtual?

Si compra una propiedad f?sica en el mundo real, el resultado es tangible: un lugar para vivir, para tener seguridad, para recibir a familiares y amigos.

Aunque las propiedades virtuales no proporcionan refugio f?sico, existen algunos paralelismos.

Al comprar bienes ra?ces virtuales podr?a construir en ellos.

O puede elegir una casa ya construida que le guste.

Puede personalizarla con varios objetos (digitales).

Puede invitar a amigos y visitar los hogares virtuales de otras personas tambi?n.

Esta visi?n a?n es lejana.

Pero aunque parece completamente absurdo, debemos recordar que hubo un tiempo en el que la gente ten?a dudas sobre el potencial de internet y m?s tarde de las redes sociales.

Los tecn?logos predicen que el metaverso madurar? hasta convertirse en una econom?a en pleno funcionamiento en los pr?ximos a?os, adem?s de una experiencia digital sincr?nica tan ligada a nuestras vidas como lo est?n ahora el correo electr?nico y las redes sociales.

Esta es una extra?a fantas?a hecha realidad para alguien que fue jugador en una vida anterior.

Hace algunos a?os, una versi?n m?s joven de mi conciencia me dec?a que dejara de perder el tiempo jugando videojuegos.

Que volviera a estudiar y a concentrarme en mi vida <>.

En el fondo, siempre tuve el deseo de ver los juegos superpuestos con la vida real, al estilo Real Player One.

Ahora siento que esta visi?n se acerca cada vez m?s.