Los avisos sobre una “pandemia de soledad” fueron exagerados

The content originally appeared on: El Dia

Miami.- Un estudio cientifico encontro que durante la pandemia de covid-19 aumento el sentimiento de soledad en el mundo, pero advirtio que para llegar a una conclusion fundamentada es necesario investigar mas, pues el aislamiento social por si mismo no lleva a que una persona se sienta sola.

El estudio publicado este lunes en la revista American Psychologist, de la Asociacion Estadounidense de Psicologia, es en realidad una revision de 34 estudios de paises de cuatro continentes, aunque principalmente de America del Norte y Europa, en con mas de 200.000 participantes en total.

Se trata de estudios a largo plazo que midieron los niveles de soledad de los participantes antes del inicio de la pandemia y nuevamente durante la pandemia.

Un equipo de investigadores, de Alemania, EE.UU. y la Organizacion Mundial de la Salud encontro en los estudios individuales sobre la prevalencia de la soledad un aumento, en promedio, del 5 % con respecto a antes de la pandemia y a la vez descubrio que no todos los grupos experimentaron ese aumento.

“La pandemia parece haber aumentado la soledad (…) pero los efectos observados son pequenos y heterogeneos”, dijo la autora principal del estudio, Mareike Ernst, de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz (Alemania).

“Las advertencias terribles sobre una ‘pandemia de soledad’ pueden ser exageradas. Sin embargo, como la soledad constituye un riesgo de mortalidad prematura y de salud mental y fisica debe ser vigilada de cerca”, subrayo.

Los autores del estudio opinaron que la soledad debe ser una prioridad en los proyectos de investigacion a gran escala destinados a investigar los resultados de salud de la pandemia.

AISLAMIENTO SOCIAL NO SIEMPRE GENERA SOLEDAD

Ernst y los otros autores del estudio querian explorar si los cierres, el distanciamiento fisico y el trabajo y la escuela remotos que trajo la pandemia aumentaron la soledad de las personas.

Sin duda, dicen, tales medidas produjeron un aislamiento social, pero la investigacion ha encontrado que el aislamiento social no siempre conduce a la soledad.

“El aislamiento social significa tener una red social pequena y pocas interacciones con los demas, mientras que la soledad es el sentimiento doloroso de tener menos conexiones sociales o de peor calidad de las que una persona desea.

Algunos estudios han encontrado solo correlaciones debiles entre los dos”, senalaron.

Les invitamos a leer: ?Por que resulta tan dificil hacer nuevos amigos cuando somos adultos?

De acuerdo con los investigadores, se necesita mas investigacion sobre los factores que ponen a algunos individuos y grupos en mayor riesgo de experimentar soledad, si los cambios en la soledad se debieron principalmente a alteraciones en la calidad o la cantidad de las interacciones sociales de las personas y si diferian por grupos, como estudiantes y adultos mayores.

Dichos estudios podrian ayudar a los investigadores a desarrollar intervenciones mejor dirigidas para aumentar la cantidad de interaccion social de las personas o para mejorar la calidad de sus relaciones cercanas.

“La evidencia solida que respalda las intervenciones que abordan la soledad sigue siendo limitada. El aumento de la soledad asociado con la pandemia destaca la necesidad de un esfuerzo concertado para fortalecer esa base de evidencia”, dijo Ernst.

Debido a que la mayoria de los estudios en esta revision provinieron de paises de ingresos altos y medios altos, la investigacion adicional tambien deberia investigar si la pandemia ha provocado un aumento de la soledad en los paises de ingresos bajos y medios, segun los investigadores.

El articulo “Soledad antes y durante la pandemia de COVID-19– una revision sistematica con metanalisis” que fue publicado hoy, esta firmado por Mareike Ernst, Antonia M. Werner, Elmar Brahler y Manfred E. Beutel, del Centro Medico Universitario de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz.

Tambien por Daniel Niederer, de la Universidad Goethe de Frankfurt (Alemania); Sara J. Czaja, Anthony Ong y Tony Rosen, de Weill Cornell Medicine (EE.UU.) y Christopher Mikton, de la Organizacion Mundial de la Salud (OMS).