Globales

José Antonio Kast celebró el triunfo de su partido.

Santiago de Chile,.- El presidente del Partido Republicano, el ultraderechista José Antonio Kast, reconoció hoy la derrota de su formación en el plebiscito celebrado este domingo en Chile para cambiar la Constitución escrita en dictadura -y parcialmente enmendada en democracia- por un texto de matiz conservador que el mismo impulsó.

«Algunos dicen que las elecciones no se ganan ni se pierden, sino que se interpretan. Los republicanos somos distintos, cuando ganamos, ganamos, y cuando perdemos, perdemos. Esta noche una gran mayoría de chilenos ha rechazado la propuesta constitucional que nosotros impulsamos. Reconocemos esa derrota con mucha claridad. Fracasamos en el esfuerzo por convencer a los chilenos de que esta era una mejor Constitución que la vigente», afirmó.

Una vez admitida la derrota, el excandidato presidencial en 2022 trató de girar el debate hacía el Gobierno y la izquierda, a los que acusó de haber llevado a Chile a una discusión innecesaria que ha lastrado el país.

NADIE PUEDE CELEBRAR

«Ni el gobierno ni la izquierda pueden celebrar. El daño que ha sufrido Chile en los últimos cuatro años es gigante y costará décadas repararlo. Mi esperanza es que hoy se cierre una etapa triste de nuestra historia, que empezó con un estallido delictual insurreccional que atentó contra nuestra institucionalidad y que hoy terminó con una masiva jornada institucional», señaló en alusión a las protestas surgidas en octubre de 2019.

«Hoy los chilenos han dicho de manera clara que prefieren continuar con la Constitución actual, cerrando esta discusión. Los chilenos necesitamos más unidad, más compromiso, y trabajar con más fuerza para el camino que tenemos que recorrer más adelante. Hay que ser realistas y sinceros», agregó.

«Este resultado no es significativo para miles de chilenos, porque la Constitución no cambiará sus vida de un día para otro ni resolverá sus urgencias. Mañana, la fuerza de trabajo, hombres y mujeres, se levantará como todos los días para conseguir el sustento para poder llegar a fin de mes», señaló.

CRÍTICAS AL GOBIERNO

Kast dedicó la última parte de su alocución a criticar con dureza al presidente de la República, Gabriel Boric, y preparar el terreno para la batalla que probablemente se abrirá en la ultraderecha chilena, que llegó al plebiscito dividida.

«Hoy muchos temen el narcotráfico, la delincuencia y violencia que se han apoderado de calles y barrios, perder trabajos, endeudarse y no poder pagar; temen el deterioro de la economía. El miedo se convirtió en una realidad y lo que necesitan los chilenos es que sus autoridades, en vez de negar la realidad, se hagan cargo de ella y la enfrenten con soluciones concretas», reclamó.

«Esa desconexión de los gobiernos con los ciudadanos ha profundizado la desconfianza. Esto tiene que cambiar. Los chilenos le exigimos a los chilenos que esto cambie. Este resultado le da al presidente un mandato claro: trabaje, gobierne y hágase cargo de los problemas de los chilenos, que están cansados de estas discusiones y de sus problemas reales», concluyó.

Previamente, el senador ultraderechista José Manuel Rojo Edwards, quien separó del Partido Republicano porque esta formación apoyaba la propuesta constitucional, se felicitó por el rechazo y dejó entrever su intención de sacarle rédito político.