Globales

Espa?a.- Las olas de fr?o y de calor disparan el riesgo de muerte en las personas con problemas cardiovasculares, ictus, insuficiencia card?aca y arritmias, seg?n una investigaci?n publicada este lunes en “Circulation”, la revista de la Asociaci?n Americana del Coraz?n.

El estudio recuerda que desde la d?cada de 1960, las tasas de mortalidad cardiovascular se han reducido mucho gracias a que se han identificado y abordado los factores de riesgo individuales como el tabaco, la inactividad f?sica, la diabetes tipo 2 o la hipertensi?n arterial.

“Ahora, el reto es el medio ambiente y lo que el cambio clim?tico puede depararnos”, advierte Barrak Alahmad, de la Universidad de Harvard (Boston). Para hacer el estudio, los autores analizaron c?mo pueden afectar las temperaturas extremas a las cardiopat?as, la principal causa de muerte en el mundo, y para ello, analizaron los datos sanitarios de m?s de 32 millones de muertes cardiovasculares ocurridas en 567 ciudades de 27 pa?ses de los 5 continentes entre 1979 y 2019.

Los datos globales proceden de la Red de Investigaci?n Colaborativa Multipa?s Multiciudad (MCC), un consorcio de epidemi?logos, bioestad?sticos y cient?ficos del clima que estudian los impactos en la salud del clima y los factores de estr?s ambiental relacionados en las tasas de mortalidad. Dado que el cambio clim?tico causa importantes oscilaciones en las temperaturas extremas, los investigadores las incluyeron en el estudio.

El equipo compar? las muertes cardiovasculares en el 2,5% de los d?as m?s calurosos y m?s fr?os de cada ciudad con las muertes cardiovasculares en los d?as que tuvieron una temperatura ?ptima (la temperatura asociada con los menores ?ndices de muertes) en la misma ciudad.

Por cada 1.000 muertes cardiovasculares, descubrieron que- los d?as de calor extremo supusieron 2,2 muertes adicionales; que los d?as de fr?o extremo representaban 9,1 muertes adicionales; y el mayor n?mero de muertes adicionales tuvo lugar en las personas con insuficiencia cardiaca (2,6 muertes adicionales en d?as de calor extremo y 12,8 en d?as de fr?o extremo). En el caso de Espa?a, por cada 1.000 muertes, el fr?o extremo ocasiona 11,3 muertes cardiovasculares, y el calor extremo, 4 muertes adicionales.

La enfermedad isqu?mica del coraz?n (11,7 muertes), seguida del ictus (11), de la insuficiencia card?aca (8,3) y arritmia card?aca (9,8) son las patolog?as que se ven m?s afectadas por el fr?o extremo.

En el caso del calor, las dolencias que padecen un mayor impacto son ictus (3,6), seguida de enfermedad isqu?mica del coraz?n e insuficiencia card?aco (en los dos casos, 3,5 muertes adicionales), y arritmia card?aca (0,1).

“Una de cada 100 muertes cardiovasculares puede atribuirse a los d?as de temperaturas extremas, y los efectos de la temperatura fueron m?s pronunciados cuando se analizaron las muertes por insuficiencia cardiaca”, concluye Haitham Khraishah, coautor del estudio e investigador de la Universidad de Maryland, Baltimore.

“Aunque desconocemos la raz?n, esto puede explicarse por la naturaleza progresiva de la insuficiencia cardiaca como enfermedad, que hace a los pacientes susceptibles a los efectos de la temperatura”, apunta.

Los investigadores sugieren que pueden ser necesarios sistemas de alerta espec?ficos y consejos para las personas vulnerables a fin de prevenir las muertes cardiovasculares durante las temperaturas extremas.

“Tenemos que estar al tanto de las exposiciones ambientales emergentes. Hago un llamamiento a las organizaciones profesionales de cardiolog?a para que encarguen directrices y declaraciones cient?ficas sobre la intersecci?n de las temperaturas extremas y la salud cardiovascular.

As?, podremos ofrecer m?s orientaci?n a los profesionales de la salud e identificar lagunas en los datos cl?nicos y futuras prioridades de investigaci?n”, concluye Alahmad.

El estudio precisa que la falta de datos del sur de Asia, Oriente Medio y ?frica no permite utilizar estos hallazgos para hacer estimaciones globales sobre el impacto de las temperaturas extremas en las muertes cardiovasculares.