La defensa de los Bucks congela a los Celtics

The content originally appeared on: El Dia

Tras su paseo triunfal ante los Brooklyn Nets (4-0), los Boston Celtics se dieron de bruces con la ferrea defensa de los Milwaukee Bucks, que se llevaron este domingo con contundencia el primer partido de esta semifinal del Este (89-101).

Como se esperaba, Celtics y Bucks se midieron en una pelea muy fisica y exigente, de lucha inmensa por cada balon y con las defensas asfixiando a los ataques desde el primer minuto.

Ahi salieron victoriosos los Bucks, muy atleticos y totalmente concentrados para reducir a unos Celtics que se quedaron lejos de ese equipo rocoso e incansable que ha asombrado en la NBA esta temporada.

Giannis Antetokounmpo (triple-doble de 24 puntos, con 9 de 25 en tiros y 6 de 11 en tiros libres, 13 rebotes y 12 asistencias) fue junto a Jrue Holiday (25 puntos y 9 rebotes) el lider de unos Bucks muy trabajadores y en los que tambien destacaron en defensa guerrilleros como Brook Lopez y Wes Matthews.

La formidable intimidacion de los Bucks en la pintura obligo a los Celtics a recurrir al perimetro con pobres resultados (18 de 50 en triples, 10 de 34 en tiros de dos).

Especialmente decepcionantes fueron las actuaciones de Jayson Tatum (21 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias) y Jaylen Brown (12 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias)

El dominicano Al Horford, que hizo una defensa muy digna a Antetokounmpo, aporto 12 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias, un robo y 2 tapones en 36 minutos para los Celtics.

El espanol Serge Ibaka y el argentino Luca Vildoza jugaron el ultimo minuto del partido cuando ya estaba decidido para unos Bucks en los que sigue lesionado Khris Middleton.

El segundo encuentro de esta serie se jugara el martes tambien en Boston antes de viajar a Milwaukee para el tercer y el cuarto encuentro.

AGRESIVIDAD DEFENSIVA

Con todos los ojos puestos en Tatum y Antetokounmpo, fueron sin embargo Holiday, Smart y Horford los que animaron el arranque del encuentro desde el triple.

Los Celtics se hicieron fuertes en la zona (4 rebotes ofensivos en el primer cuarto), algo meritorio ante las tres torres de Milwaukee: Antetokounmpo, Lopez y Portis.

Los Bucks se desangraron con 7 perdidas de balon en parcial inicial, pero en los ultimos tres minutos incrementaron de forma impresionante la intensidad y agresividad de su defensa, paralizaron a los Celtics y cerraron el primer cuarto con un magnifico 2-13 (24-27).

Sin noticias de Tatum y Brown, Pritchard activo la segunda unidad de Boston con dos triples, pero Portis, Connaughton y Allen contestaron con una gran seriedad en los visitantes.

Extranamente ansiosos, sobre todo tras la exhibicion de frialdad que dieron ante Brooklyn, los Celtics no daban con la tecla ante unos Bucks sobrios y serenos (46-56 al descanso).

Antetokounmpo rozo el triple-doble tras la primera mitad (14 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias) frente a unos Celtics con solo 15 puntos entre Tatum y Brown, con 9 perdidas de balon y que se mostraron demasiado obsesionados con el perimetro (10 de 28 en triples, 6 de 19 en tiros de dos).

Tatum salio a morder en la reanudacion con dos triples seguidos, pero los Celtics seguian muy incomodos en la cancha.

El esfuerzo defensivo de los Bucks continuaba en unos niveles mayusculos con Holiday y Antetokounmpo haciendo la vida imposible en cada ataque a unos Celtics claramente frustrados.

Con 3.37 en el reloj (66-72) llego su oportunidad cuando Antetokounmpo se tuvo que ir al banquillo con cuatro faltas.

Pero en ese momento delicado, los Bucks respondieron con fortaleza, Lopez se hizo inmenso en la pintura y Holiday tomo el relevo en ataque hasta que volviera la estrella griega (70-78).

La remontada en el ultimo cuarto pasaba por encontrar cuanto antes una chispa en ataque que los Celtics no habian desplegado en toda la tarde.

Sin embargo, un triple de Portis dio forma a la mayor ventaja de los Bucks hasta entonces (72-87 con 8.36 para el final).

No hubo milagro en Boston, que ademas vio como Antetokounmpo ponia la guinda a la victoria de Milwaukee con un mate tremendo despues de recoger el balon que el mismo habia lanzado al tablero.