Deportes

Los Marineros siempre iban a depender bastante de lo que haga el dominicano Julio Rodríguez durante los próximos años, pero los movimientos del club de Seattle en lo que va de la temporada muerta podrían resultar en las esperanzas de incluso un mayor aporte del joven guardabosque en el 2024.

Aunque la gerencia del equipo insiste en que está lejos de completar su roster para el 2024, Rodríguez sigue siendo su único jardinero titular ahora mismo. Por eso, no es sorpresa que el presidente de operaciones de béisbol, Jerry Dipoto, expresara la semana pasada lo siguiente: “Nos gustaría agregar, diría al menos, un guardabosque para las esquinas de los jardines”.

Eso, por supuesto, es más fácil dicho que hecho. Debido al panorama de agentes libres, la mejor alternativa para que los Marineros puedan adquirir a guardabosques es por medio de canjes. Pero eso requeriría que el equipo traspasara a uno (o más) de sus jóvenes lanzadores.

Por eso, mientras todavía está por verse cómo estarán compuestas las praderas de los Marineros para el 2024, nunca es temprano para comenzar a ver qué clase de producción verán por parte de su única pieza establecida en dicha posición — y para sorpresa de pocos, el panorama luce bastante brillante.

Según el modelo Steamer de FanGraphs, las primeras proyecciones de Rodríguez para el 2024 son 33 jonrones y 31 estafadas. Eso parece algo realista para una figura que lleva 60 vuelacercas y 62 bases robadas en sus primeras dos campañas en las Mayores — y viene de un año del 2023 con 32 bambinazos y 37 estafadas.

Pero nos podemos tomar un momento para reflexionar en lo impresionante que Rodríguez ha sido durante los últimos dos años, y cómo otra temporada similar lo podría impulsar hacia otra clase aparte.

Primero que todo, J-Rod ya es el único jugador en la historia de las L.A./L.N. con al menos 25 cuadrangulares y 25 bases robadas en cada uno de sus primeros dos años.

Ahora consideremos lo siguiente: Un solo jugador en la historia de las Grandes Ligas (Darryl Strawberry) consiguió 70 en dichas categorías en sus primeras tres campañas. Eso significa que Rodríguez necesita apenas 10 jonrones y ocho bases robadas para acompañar a Strawberry.

Pero debido a las proyecciones de 33 vuelacercas y 31 estafas, parece que Rodríguez fácilmente superará a Strawberry para convertirse en el primer jugador con 80-80 en sus primeros tres años — y es posible que termine con 90-90.

Eso genera bastante optimismo, pero Rodríguez – a quien le han sobrado los logros individuales — siempre ha sido claro al señalar que su principal meta es conquistar una Serie Mundial con los Marineros. Y el mejor ejemplo está en un rival de división, los Angelinos, que no han clasificado para la postemporada, pese a contar con los mejores dos jugadores en el planeta durante las últimas seis campañas, para reconocer que incluso una superestrella de primera clase no puede hacerlo todo solo.

“Obviamente, la temporada muerta no termina en diciembre”, declaró el gerente general de Seattle, Justin Hollander. “Necesitamos salir a mejorar el equipo”.

Con los aportes sin precedentes de J-Rod — parte del equipo por un buen tiempo — los Marineros están ansiosos por encontrar las alternativas correctas para acompañar al quisqueyano en los bosques.