Globales

El Gobierno de Irán advirtió este miércoles que responderá con “decisión y fuerza” a cualquier ataque contra su territorio o sus intereses, en medio de las tensiones provocadas por la muerte de tres soldados estadounidenses en Jordania en un ataque reivindicado por milicias proiraníes.

“Cualquier asalto contra suelo iraní o sus intereses y nacionales fuera del país recibirá una decisiva y fuerte respuesta”, dijo el embajador iraní ante la ONU, Amir Saeid Jalil Iravani, en declaraciones recogidas por la agencia IRNA.

Iravani además rechazó que Irán y Estados Unidos hayan intercambiado mensajes a través de intermediarios tras el ataque con dron en el que murieron el domingo tres soldados estadounidenses en Jordania, cerca de la frontera con Siria. “No se han intercambiado mensajes”, aseguró el diplomático.

Estados Unidos ha responsabilizado en última instancia a Irán del ataque, en el que además resultaron heridas 40 personas. “Los considero responsables en el sentido de que están suministrando armas a las personas que lo hicieron”, afirmó el presidente estadounidense, Joe Biden.

El mandatario aseguró que ya ha decidido cómo responder a la muerte de los soldados, aunque no dio más detalles.El ataque del domingo fue reivindicado por la poderosa milicia proiraní Kataib Hizbulá, la más destacada de la agrupación proiraní Resistencia Islámica en Irak, que anunció ayer que suspende sus operaciones militares contra posiciones de Estados Unidos en Oriente Medio.

La Resistencia Islámica en Irak, una amalgama de milicias proiraníes creada poco después del estallido de la guerra en la Franja de Gaza, ha perpetrado más de un centenar de ataques contra diferentes posiciones de Washington tanto en Irak como en Siria.

Irán se ha desmarcado del ataque del domingo, asegurando que las milicias regionales que atacan intereses estadounidenses no reciben órdenes de Teherán y ha apelado a la política para solucionar la crisis en Oriente Medio provocada por la guerra en Gaza, donde han muerto más de 26.000 personas.

Teherán lidera el llamado Eje de la Resistencia, una alianza informal formada por organizaciones militantes como Hizbulá, los rebeldes hutíes, el movimiento islamista Hamás, la Yihad Islámica y las milicias en Irak, entre otros grupos.

Si bien Teherán admite sus vínculos con esos grupos, niega rotundamente que actúen bajo sus órdenes y asegura que toman decisiones por su cuenta. EFE