Nacionales

Santo Domingo.- La Fundaci?n Institucionalidad y Justicia, Inc., (FINJUS), considera inminente la aprobaci?n de un nuevo C?digo Penal que permita dise?ar una pol?tica criminal efectiva acorde a los nuevos tiempos y con las estructuras normativas que se ajusten al modelo institucional que ha adoptado el Estado dominicano.

En la actualidad, la justicia penal dominicana presenta innumerables obst?culos al momento de tipificar las conductas de la criminalidad organizada y los nuevos delitos que surgen del avance de los tiempos. Esta situaci?n es provocada -en su mayor parte-, por la debilidad del actual C?digo Penal que data del siglo XIX, pero que se encuentra vigente en nuestro ordenamiento jur?dico.

La Fundaci?n Institucionalidad y Justicia, Inc., (FINJUS), considera inminente la aprobaci?n de un nuevo C?digo Penal que permita dise?ar una pol?tica criminal efectiva acorde a los nuevos tiempos y con las estructuras normativas que se ajusten al modelo institucional que ha adoptado el Estado dominicano.

En la actualidad, la justicia penal dominicana presenta innumerables obst?culos al momento de tipificar las conductas de la criminalidad organizada y los nuevos delitos que surgen del avance de los tiempos. Esta situaci?n es provocada -en su mayor parte-, por la debilidad del actual C?digo Penal que data del siglo XIX, pero que se encuentra vigente en nuestro ordenamiento jur?dico.

Desde FINJUS, hemos reiterado que la ley penal no puede ser estudiada con independencia de los fen?menos pol?ticos, sociales y econ?micos que en su contexto se producen. En la actual coyuntura, desde una perspectiva de efectividad de toma de decisiones p?blicas, un C?digo Penal no deja de ser un producto final de la interpretaci?n que realizan sus redactores y de c?mo estos conciben los problemas sociales, las ideas penales y criminol?gicas.

En igual sentido, respaldamos la urgencia que pone sobre la mesa la Conferencia del Episcopado Dominicano, ya que ciertamente el proyecto de C?digo Penal ha recorrido el Congreso Nacional durante d?cadas, sin contar con el ?xito de su aprobaci?n. Es evidente que, para sancionar los actos delictivos, se requiera de un cat?logo normativo moderno que sirva como garante de la ciudadan?a y de sus derechos fundamentales.

De manera que, se requiere de un profundo an?lisis de las distintas ramificaciones que presenta la legislaci?n penal, su dispersi?n normativa y la posibilidad de concretizar un texto que pueda responder de manera eficaz a los leg?timos reclamos de prevenci?n, control y reacci?n ante el fen?meno criminal que nos afecta como sociedad.

Para el fortalecimiento de nuestro Estado social y democr?tico de derecho, se requiere el consenso de los actores encargados de tomar las decisiones p?blicas m?s trascendentales, por ello, el C?digo Penal se erige en la actualidad como la norma m?s urgente para ser adherida a nuestro ordenamiento jur?dico.

os reiterado que la ley penal no puede ser estudiada con independencia de los fen?menos pol?ticos, sociales y econ?micos que en su contexto se producen. En la actual coyuntura, desde una perspectiva de efectividad de toma de decisiones p?blicas, un C?digo Penal no deja de ser un producto final de la interpretaci?n que realizan sus redactores y de c?mo estos conciben los problemas sociales, las ideas penales y criminol?gicas.

En igual sentido, respaldamos la urgencia que pone sobre la mesa la Conferencia del Episcopado Dominicano, ya que ciertamente el proyecto de C?digo Penal ha recorrido el Congreso Nacional durante d?cadas, sin contar con el ?xito de su aprobaci?n. Es evidente que, para sancionar los actos delictivos, se requiera de un cat?logo normativo moderno que sirva como garante de la ciudadan?a y de sus derechos fundamentales.

De manera que, se requiere de un profundo an?lisis de las distintas ramificaciones que presenta la legislaci?n penal, su dispersi?n normativa y la posibilidad de concretizar un texto que pueda responder de manera eficaz a los leg?timos reclamos de prevenci?n, control y reacci?n ante el fen?meno criminal que nos afecta como sociedad.

Para el fortalecimiento de nuestro Estado social y democr?tico de derecho, se requiere el consenso de los actores encargados de tomar las decisiones p?blicas m?s trascendentales, por ello, el C?digo Penal se erige en la actualidad como la norma m?s urgente para ser adherida a nuestro ordenamiento jur?dico.