Econ?micas

SANTO DOMINGO.- En varios pa?ses de la regi?n, incluido Rep?blica Dominicana, el costo fiscal de la aplicaci?n de paquetes, planes de medidas o presupuestos para sortear los incrementos de la materia prima como petr?leo, granos y cereales registra un impacto fiscal entre 1.3% y 1.8% del Producto Interno Bruto, sin embargo esas medidas adoptadas tuvieron car?cter compensatorio y hasta el momento no han tenido mayor impacto en la inflaci?n de alimentos.

De acuerdo con el estudio “Seguridad Alimentaria en Centroam?rica, Panam?, Rep?blica Dominicana, M?xico y Hait?”, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los mayores costos de los alimentos han repercutido en la capacidad de compra de los hogares, y con ello en la cantidad de alimentos consumidos por las familias diariamente.

Seg?n informaci?n de las encuestas de opini?n p?blica elaboradas por CID-Gallup, a septiembre de 2022 m?s del 30% de los entrevistados en Centroam?rica, Panam?, Rep?blica Dominicana y M?xico se?alaron que no tuvieron dinero para comprar comida para la familia al menos una vez al mes en el ?ltimo a?o.

Como resultado, entre un 20% y un 40% de las personas encuestadas declararon haber reducido al menos una comida al d?a en los ?ltimos 4 meses.Frente a la falta de dinero, entre un 40% y 60% de los hogares tom? medidas para suavizar el consumo de alimentos de su familia.

De entre los que lo hicieron, la mayor?a de los hogares recurri? al cr?dito.Otras opciones utilizadas fueron la reducci?n de gastos importantes como el gasto en salud, lo que puede tener consecuencias en el largo plazo en el bienestar de los miembros del hogar; (ii) la venta de activos, como herramientas de trabajo, con potenciales impactos sobre el empleo y los ingresos familiares, buscar fuentes externas de alimentos, entre otras.

“Aunque no se ha medido de forma directa, es de esperar que las familias que han visto reducida la cantidad de comidas consumidas tambi?n hayan visto comprometida de calidad de su alimentaci?n, extendiendo la problem?tica a otras dimensiones de la inseguridad alimentaria”, precisa el estudio.

El estudio del BID propone recomendaciones para fortalecer la seguridad alimentaria en el corto y mediano plazo con pol?ticas dirigidas a las familias y a los sectores afectados, como transferencias focalizadas, programas de provisi?n de alimentos, apoyo al sector agr?cola y medidas comerciales.

Reportaje a comedores fonda sobre el alsa de los precios de los alimentos basico/foto Jose de Leon

Adem?s, el informe discute medidas estructurales para reforzar los sistemas alimentarios y prevenir crisis futuras, como inversi?n en bienes p?blicos, acceso a financiamiento agr?cola, investigaci?n, desarrollo e innovaci?n en el sector, y apertura al comercio internacional, entre otras, que deben ser dise?adas con un enfoque de g?nero, dada la mayor vulnerabilidad de las mujeres a los efectos de los choques econ?micos.

Si bien la inseguridad alimentaria moderada o grave en esta regi?n ya se encontraba por encima del promedio de Am?rica Latina y el Caribe, esta se ha exacerbado por la escalada inflacionaria global originada por la pandemia y por el conflicto b?lico entre Rusia y Ucrania, que ha provocado aumentos en los precios de productos b?sicos. En el pa?s t?pico de CAPARD y M?xico, las importaciones de ma?z, arroz y trigo representan m?s del 40% del consumo de dichos productos.

La inflaci?n se ha convertido en la principal preocupaci?n de los hogares y se estima que el porcentaje de hogares con ingresos menores al costo de la canasta b?sica alimentaria ha aumentado este a?o m?s de 5 puntos porcentuales con respecto a 2019. Aquellos liderados por mujeres o por trabajadores informales y los hogares rurales son los que se han visto especialmente afectados.