Expansión de MLB: Cómo podría funcionar la liga con 32 equipos

The content originally appeared on: El Dia

 

Cada vez que se habla de expansión en MLB, el primer tema que siempre surge es qué ciudades tendrán nuevos equipos. Pero hay otro factor que afectará a todo el deporte: cómo MLB realineará sus divisiones (y estructurará sus playoffs) para adaptarse a esas nuevas franquicias.

¿Cuánto podría importar esto? No busque más, una de las historias más importantes de la temporada 2023: el surgimiento de los Arizona Diamondbacks. Dado un contexto diferente, que existía apenas un par de años antes, es posible que pocos se hayan dado cuenta.

Los Diamondbacks, con 84 victorias, se metieron en los playoffs durante la última semana de la temporada, consiguiendo el sexto puesto de la Liga Nacional y aprovecharon esa oportunidad para conseguir un puesto en la Serie Mundial. Eran un equipo emergente y emocionante que se convirtió en una de las grandes historias de Cenicienta del béisbol.

Ahora consideremos cómo el formato actual del béisbol incidió en la racha de Arizona:

Calendario: Uno de los equipos que los Diamondbacks mantuvieron a raya para ese último puesto fue su rival divisional, los San Diego Padres, contra quienes jugaron por última vez el 19 de agosto. Los Padres terminaron dos juegos detrás de Arizona en la clasificación. En 2022, según la fórmula de programación anterior, los equipos se enfrentaron siete veces después de esa fecha.

Alineación divisional: Arizona terminó segundo en la División Oeste de la Liga Nacional y sexto en la Liga Nacional. Si los D-backs hubieran estado en la División Oeste de la Liga Americana, habrían terminado cuartos en su división y octavos en la clasificación de la liga, fuera de la contienda.

Estructura de los playoffs: Los Diamondbacks se convirtieron en el segundo sembrado No. 6 consecutivo en ganar un banderín de la Liga Nacional. Antes de 2022, no existía el sexto puesto en el béisbol, salvo los playoffs ad hoc después de la temporada 2020 acortada por la pandemia.

Nada de esto es para desacreditar la memorable postemporada de Arizona. Sin embargo, la realidad sigue siendo que las decisiones que toma el béisbol en la forma en que se formatea están intrínsecamente ligadas a la forma en que experimentamos y recordamos cada campaña.

Últimamente hemos estado discutiendo futuras expansiones y en lo que respecta al formato, una cosa que sabemos con certeza es que cambiará. La expansión siempre va acompañada de un cambio estructural de algún tipo, ya sea la duración de la temporada (1961, 1962), la estructura divisional y/o las asignaciones (1969, 1998), o la fórmula del calendario (todas las expansiones, aunque sólo sea para dar cabida a los nuevos equipos).

Entonces, cuando el béisbol pase a 32 equipos, ¿cómo cambiará el formato para adaptarse al crecimiento? ¿Cómo influirán los elementos estructurales clave (calendario, asignaciones de liga/división, formato de playoffs) en las narrativas futuras del béisbol?

No tenemos un cronograma estricto para la expansión y, aunque hemos intentado reducir la lista de ciudades candidatas a un grupo bastante pequeño, no sabemos qué ciudades conseguirán equipos. Tampoco sabemos dónde jugarán las 30 franquicias existentes cuando se produzca la expansión.

Con tantas partes móviles, es imposible determinar cómo será el futuro del formato del béisbol. Sin embargo, después de examinar el tema y consultar con expertos de la industria, podemos señalar algunos de los factores que entrarán en juego, cómo podríamos evaluar esos factores a través del prisma de las próximas temporadas hasta que la expansión se convierta en realidad y analizar una posible manera en que todo podría unirse.

Alineación

¿Cuatro divisiones? ¿Ocho? ¿Qué tal dos? ¿Permanecerán intactas las afiliaciones tradicionales a las ligas, o la realineación radical que tanto se susurra se convertirá en realidad? Es demasiado pronto para decirlo, pero este tema promete ser el más controvertido entre los fanáticos del béisbol, tanto los tradicionalistas como los defensores del cambio de imagen.

La variable obvia que falta al especular sobre esto es que no sabemos dónde estarán los equipos de expansión. Si el béisbol opta por un realineamiento importante, la geografía será el factor principal. Una realineación basada en la geografía parece un concepto sencillo, hasta que empiezas a considerar los detalles.

Hay ocho franquicias que operan en las zonas horarias del Pacífico y la Montaña. Ese número encaja muy bien en una estructura de 32 equipos, ya sea con cuatro divisiones de ocho equipos u ocho divisiones de cuatro equipos. Y el número permanece intacto ya sea que los Atléticos se queden en Oakland o completen su traslado a Las Vegas.

Las cosas se vuelven más turbias si uno de los equipos de expansión termina en el Oeste, lo que podría suceder con San José, California, Salt Lake City, Portland, Oregon e incluso Vancouver, Columbia Británica, que se han planteado como posibilidades. Si se ubica una novena franquicia en el Oeste, alguna organización terminará con una asignación divisional incómoda. Dadas las enormes distancias en Occidente, esto genera, entre otras cosas, excesivos dolores de cabeza en materia de viajes. Eso ya es un problema, pero es un problema que la expansión podría solucionar.

Por supuesto, es poco probable que la simetría y las preocupaciones sobre los viajes determinen qué ciudad recibirá un equipo. Si una ciudad tiene la mejor oferta, probablemente obtendrá un club. También es posible que, si Oakland se muda a Las Vegas, MLB decida que tiene la distribución adecuada de mercados en esa parte del país.

Mientras, actualmente hay ocho equipos en la zona horaria central. Esos ocho (los Chicago Cubs, los Chicago White Sox, los Minnesota Twins, los Milwaukee Brewers, los Kansas City Royals, los St. Louis Cardinals, los Houston Astros y los Texas Rangers) constituirían un buen circuito. Pero una configuración de ocho divisiones obligaría a una división norte-sur entre esos equipos, lo que significa que alguien verá disminuida una rivalidad clave actual o posible. Los candidatos a la expansión en esta zona horaria incluyen Nashville, Tennessee; San Antonio/Austin, Texas; Nueva Orleans y Ciudad de México, aunque esta última está tan al sur que la zona horaria apenas importa.

En la zona horaria del este, actualmente hay 14 equipos. Varias de las ciudades candidatas más discutidas también se encuentran en la misma zona horaria: Charlotte/Raleigh, Carolina del Norte, Montreal y Orlando, Florida, entre ellas. Si dos de esos mercados ganaran ofertas de expansión, todo el proyecto de realineación geográfica se volvería más simple, siempre que no haya reubicaciones fuera de Oakland entre las otras franquicias.

Una pregunta clave: ¿Cómo identificamos, mantenemos y creamos el mayor número de rivalidades genuinas?

La importancia de las rivalidades, ya sea que se basen en la geografía o la tradición, será uno de los elementos clave de la estructura del béisbol a observar en las próximas temporadas. La importancia de algunas rivalidades es obvia y de larga data. Otros temas pasan a primer plano, mientras que otros retroceden. La tarea del béisbol será comprender en qué medida las rivalidades ayudan a vender el juego como productos presenciales y transmitidos.

¿Qué genera una gran rivalidad? Un estudio cita la proximidad, los niveles recientes de competitividad y la frecuencia de la competencia, entre otros factores. Pero también influyen grandes momentos memorables y personalidades superestrellas. Hay muchas de estas cosas que el béisbol puede planificar.

Aun así, si nos fijamos en las principales rivalidades con esa metodología, las tres principales habrían sido fáciles de predecir: Yankees-Red Sox, Giants-Dodgers y Cubs-Cardinals. Estas han sido rivalidades feroces durante largo tiempo, y cualquier realineamiento pragmático consideraría sacrosantas esas competencias.

Más instructiva en la lista es la rivalidad entre los Rangers y los Astros, una que gradualmente se ha convertido en una de las mejores del juego. Esta alcanzó su punto máximo la temporada pasada cuando ambos equipos eran élite y se enfrentaron en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Eso nos prepara para una dramática repetición en 2024, y así sigue. Así suceden estas cosas, poco a poco pero luego todas a la vez. La rivalidad fue bastante tibia durante los años de juego interliga, pero aumentó una vez que los Astros se unieron a la División Oeste de la Liga Americana en 2013.

Eso nos dice algo. La proximidad importa, sin duda. Pero igualmente crucial es que los equipos compitan por lo mismo. Por muy buena que sea la rivalidad entre los Cachorros y los Medias Blancas en Chicago, ¿imaginan cómo sería si se enfrentaran en la recta final con un título divisional en juego? Dicho esto, las buenas rivalidades pueden y han sido creadas por equipos que no están en la misma división.

Otra consideración en la cuestión de la división de cuatro u ocho equipos es el tamaño del mercado. En teoría, si el béisbol opta por una configuración de ocho divisiones, puede agrupar equipos hasta cierto punto según el tamaño del mercado. Algunos clubes de mercados más pequeños podrían inclinarse a impulsar esa dinámica. Vale la pena mencionarlo como un factor que surge cuando estos escenarios se discuten entre quienes cubren el deporte, pero a lo mejor no sea realmente un problema para quienes toman las decisiones reales en el béisbol.

En primer lugar, la MLBPA no estará muy entusiasmada si un problema que tal vez ya esté en juego (ver las divisiones centrales) se ve exacerbado por este tipo de realineamiento económico. Para ellos, el objetivo siempre será una estructura que motive a los equipos a desarrollar sus planteles lo más fuerte posible. Eso se quedará al menos algo corto en una configuración de ocho divisiones donde los mercados pequeños están agrupados y la barrera para llegar a los playoffs podría caer cerca de la marca de .500 o, en algunos años, por debajo de ella.

Antes de aceptar lo inevitable de un realineamiento radical, necesitamos muchas respuestas. ¿Qué importancia tienen las rivalidades para la marca del juego? ¿Cuáles son las ventajas reales de un horario y un viaje con un realineamiento geográfico? ¿Hasta qué punto está dispuesta la MLB a alienar a los tradicionalistas cuando se trata de afiliaciones a ligas de larga data? ¿Cómo se relaciona el tamaño relativo del mercado con la cuestión de la alineación?

Estos son los debates que tendremos durante los años previos a la próxima expansión, y hay muchos de ellos. Ponte el cinturón de seguridad.

Cronograma

Todos los elementos del formato están entrelazados, y la fórmula de programación final dependerá en gran medida de cómo se respondan las preguntas sobre la alineación de la liga. Sin embargo, una vez que eso suceda, este será probablemente el elemento más fácil de abordar.

Cuando el béisbol pasó a un calendario más equilibrado en 2023, uno que incluye muchos más juegos interligas, la liga se estableció como un experimento de programación de la vida real. Con menos juegos divisionales, incluidos aquellos en los que se presentan nuestras sacrosantas rivalidades, algo se perdió. Pero también se ganó algo: cada equipo juega contra todos los equipos y, durante cada lapso de dos años, cada base de fanáticos tiene la oportunidad de ver los 30 clubes.

A partir de 2023 y durante los próximos años hasta que se produzca la expansión, podemos empezar a analizar esas compensaciones. ¿Cuál es el efecto sobre la asistencia y los ratings televisivos? ¿Cuál es el efecto sobre la competencia? A medida que aumente la evidencia, podremos tomar mejores decisiones cuando las cosas tengan que cambiar nuevamente.

Con 32 equipos, la flexibilidad de programación tiene beneficios obvios. Por un lado, ya no será obligatorio que cada día tenga que haber al menos un partido de interliga.

Si se produce un realineamiento radical, nuestro concepto mismo de lo que es un juego interliga también cambiará. No tendremos juegos de rivalidad extra como Cachorros-Medias Blancas o Yankees-Mets porque se convertirán en juegos divisionales.

La pregunta entonces no se centra en cuántos partidos interligas deberían jugarse, sino en cuántos partidos deben jugarse entre clubes que compiten por los mismos beneficios de los playoffs. Siempre quieres maximizar la competencia y la integridad de la temporada regular.

La duración de la temporada será otro tema muy debatido, especialmente si la MLB busca expandir el campo de playoffs. Por lo tanto, este pilar de formato está muy ligado al otro pilar de formato, porque MLB no va a recortar juegos sólo por recortar juegos. Y los jugadores no van a favorecer una temporada más corta sin garantías de que no afectará los salarios. Una alternativa frecuentemente citada a la lista actual de 162 juegos es 154, que es un número tradicional que preserva la integridad de los registros históricos pero que también agrega algo de espacio para respirar durante la larga lista de verano. También podría revertir la incesante caída de la postemporada en el calendario antes de que en algún momento coincida con el Día de Acción de Gracias.

Una lista de 156 juegos con una configuración de 32 equipos tiene un buen equilibrio en un formato de ocho divisiones. Tendrías tres juegos contra cada equipo en la otra liga (48 juegos), 12 contra tus rivales de división (36 juegos) y seis contra los otros oponentes intraliga (72 juegos). También hay algunas opciones interesantes con un formato de cuatro divisiones que pueden llevarte a cualquier duración de temporada, ya sea 154, 156, 160 o 162.

Mientras observamos cómo se desarrollan las temporadas con la nueva fórmula de calendario, deberíamos poder evaluar empíricamente cómo se están desarrollando estas diferentes dinámicas en comparación con la fórmula de calendario anterior a 2023.

Formato de playoffs

Cuando el comisionado Rob Manfred dijo que es demasiado pronto para juzgar el nuevo formato de los playoffs, tenía razón. Dos temporadas no nos dicen nada. Sí, los 6 cabezas de serie han representado a la Liga Nacional en la Serie Mundial dos años seguidos. Por lo que sabemos, si mantuviéramos el statu quo, algo así podría no volver a suceder hasta dentro de 20 años. La muestra (dos años) es demasiado pequeña para evaluarla con algún grado de precisión.

Dicho esto, una vez que comencemos a avanzar hacia el proceso de expansión y estas especulaciones adquieran más urgencia, analizaremos esos dos años y los que vendrán con un microscopio muy poderoso. Si los equipos con 100 victorias siguen cayendo en la ronda divisional año tras año, habrá alaridos sobre la configuración de los playoffs, la santidad del primer lugar y la importancia de la temporada regular.

Por lo tanto, es difícil decir cuál será el formato correcto cuando pasemos a 32 equipos. Algunos propondrán escenarios de 16 equipos, otros pedirán volver a ocho, donde sólo entran ocho equipos en primer lugar. Algunos querrán quedarse con 12, mientras que otros aceptarán pasar a 14. Una verdadera certeza: la cantidad no se reducirá. Eso simplemente no es algo que suceda en los deportes estadounidenses. Esa puerta sólo se abre en una dirección, para bien o para mal.

Este es el punto clave al considerar esta área durante los próximos años: cualquiera de estos formatos puede funcionar si la integridad de la estructura de la siembra es sólida. Si un sembrado no. 1 es una ventaja significativa sobre un no.2, eso es genial. Si ganar tu división te da una ventaja significativa en la postemporada, eso es lo que quieres.

Durante la última ronda de negociaciones del convenio colectivo, la MLBPA planteó la idea de la victoria fantasma, donde el mejor clasificado recibe una victoria para comenzar una serie. Matemáticamente, la estratagema tiene mérito, lo suficiente como para crear la jerarquía adecuada de incentivos, junto con mecanismos como descansos y juegos adicionales en casa, para hacer que la estructura inicial de cualquier formato realmente signifique algo.

Pero esto, como ya hemos mencionado, está ligado al alineamiento divisional. Si tienes ocho divisiones de cuatro equipos, será difícil crear distinciones significativas entre los cuatro equipos que ocupan el primer lugar en cada liga. Y terminarás con muchos enfrentamientos de playoffs en los que el puesto más bajo es en realidad el mejor equipo.

La MLBPA seguirá este tema muy de cerca. Porque si no hay una recompensa clara y significativa en el formato de postemporada por convertir a tu equipo en el mejor de su circuito, el incentivo para gastar mucho en tu plantilla se reducirá.

La conclusión: estaremos observando los resultados de postemporada con intensidad durante los próximos años, después de lo cual, cuando lleguemos a 32 equipos, exigiremos una configuración de playoffs que mejore, no el glorioso trabajo de seis meses de la temporada regular.

Como dijo el comisionado, sólo llevamos dos años en este formato. Es demasiado pronto para saber si no está funcionando.

Un posible vistazo

Hemos expuesto muchos factores arriba, así que terminemos tratando de reunirlos todos en un resultado posible, uno que sea un equilibrio entre lo ideal y lo probable.

Alineación

Una vez que se profundiza en los problemas, simplemente hay menos complicaciones con una configuración de cuatro divisiones que con una estructura de ocho divisiones. Aún puedes optimizar geográficamente y hacerlo de una manera que preserve y cree rivalidades significativas. Y con cuatro divisiones, con una verdadera recompensa por terminar primero, los equipos siempre tendrán un incentivo para construir sus planteles para competir por ese premio.

En cuanto a cómo se construyen esas divisiones, supongamos que la MLB decide que los apodos tradicionales de la liga se conservan como marcas, pero más allá de eso, todo está sobre la mesa. El equilibrio no será entre tradición y geografía, sino entre geografía y maximización de la rivalidad. Este será un trago amargo para muchos fanáticos, pero los beneficios son demasiado poderosos para ignorarlos. Concéntrese en el éxito que han tenido los Cerveceros y los Astros desde que cambiaron de liga. No, eso no es lo mismo que, digamos, poner a los Cincinnati Reds en la Liga Americana (lo cual estamos a punto de hacer), pero Houston y Milwaukee estaban instalados en sus antiguas ligas. Cambiaron, el mundo no se acabó y han florecido en sus nuevos circuitos.

Para nuestras ciudades de expansión, hemos decidido quedarnos en el Este/Sur e ir con Nashville y Montreal, aunque sólo sea porque la versión de Loki en el béisbol, los Atléticos, podría terminar en cualquier parte del Oeste. Usaremos porcentajes de victorias y derrotas de los últimos tres años, teniendo en cuenta las temporadas inaugurales de los nuevos clubes y equilibrando las cosas con el nuevo calendario (alerta de spoiler) de 154 juegos.

Necesitamos algunas clasificaciones falsas que puedan ilustrar nuestro formato de playoffs propuesto:

Los asteriscos representan aquellas franquicias que estuvieron vigentes durante la época de estabilidad más larga del béisbol, de 1903 a 1960, que permanecerían en la misma liga. Así que no todo está perdido: las rivalidades Yankees-Red Sox, Giants-Dodgers y Cubs-Cardinals permanecen intactas con sus afiliaciones de liga originales, al igual que Guardians-Tigers. Nuevas rivalidades (Dodgers-Padres, Astros-Rangers, etc.) siguen vigentes, aunque algunas de ellas podrían pertenecer a una liga diferente.

La mayoría de los enfrentamientos que vivimos actualmente como rivalidades clave entre ligas se convierten en enfrentamientos intradivisionales, lo que aumenta las apuestas. Chicago Cubs-Chicago White Sox, Los Angeles Dodgers-Los Angeles Angels, Minnesota Twins-Milwaukee Brewers, Kansas City Royals-St. Louis Cardinals, Tampa Bay Rays-Miami Marlins, Baltimore Orioles-Washington Nationals y, por supuesto, New York Yankees- New York Mets se encuentran entre esas rivalidades.

Hemos roto algunos huevos. Los Rojos, ahora un club de la Liga Americana, han estado en la Liga Nacional desde la administración de Benjamin Harrison. Los Piratas retroceden aún más. Debido a que ni Cincinnati ni Pittsburgh han estado nunca en una ciudad de dos equipos, nunca han presentado un club de la Liga Americana. Los Filis han estado en la Liga Nacional desde 1883, pero al menos la ciudad albergó un club de la Liga Americana (esos Atléticos vagabundos) durante más de medio siglo. Por el contrario, definitivamente sería extraño pensar en los White Sox como un equipo de la Liga Nacional. No existe una manera perfecta de hacer esto.

Una nota para apaciguar a los tradicionalistas: con cuatro divisiones de ocho equipos, los términos «primera división» y «segunda división» volverían a adquirir un significado literal.

Cronograma

Supongamos 154 juegos y que la MLB querrá preservar la dinámica actual de que cada equipo juegue entre sí cada temporada. Siendo ese el caso, el cronograma incluiría:

• Diez juegos contra cada uno de tus siete oponentes divisionales (70 juegos)

• Seis partidos contra equipos de la otra división de tu liga (48 partidos)

• Al menos dos partidos contra cada equipo de la otra liga, con un partido extra contra cuatro de ellos, todos sujetos a algún tipo de rotación de sede de una temporada a otra (36 partidos)

Terminas con nuestro formato de 154 juegos, de los cuales 118 son contra los equipos con los que compites por el posicionamiento en los playoffs. Algunos podrían preferir menos juegos interliga, pero ese es uno de los muchos detalles que se discutirán.

Formato de playoffs

Podemos suponer que la MLB quiere una gran cantidad de juegos de playoffs. También podemos asumir que la MLBPA no quiere exagerar. El formato actual cuenta con 12 equipos, así que supongamos que la cifra de compromiso es 14.

En realidad, es un número bastante bueno. En primer lugar, significa que el primer clasificado obtiene un descanso, lo que crea un gran incentivo para convertirse en el mejor equipo de su liga. Si agregamos una victoria fantasma a la mezcla para la primera serie de ese equipo, entonces estamos llegando a alguna parte.

Debido a que el otro campeón de la división no obtiene un descanso en esta configuración (lo que no es ideal), debemos asegurarnos de que sea ampliamente recompensado, lo cual no es realmente el caso ahora para los campeones de la división que terminan con los tres puestos y no bye. Quizás un partido adicional en casa más una victoria fantasma sería suficiente. Lo que sería mejor es seguir con una estructura de 12 equipos en la que cuatro campeones divisionales obtengan un descanso y una victoria fantasma.

Por ahora, suponemos que el ideal no se cumple. Además, no resembraremos ni dejaremos que los equipos libres elijan a su oponente, aunque esos temas claramente serían parte de la discusión. Además, rompimos algunos empates basándonos en resultados imaginarios cara a cara. Sin embargo, si reducimos la duración de la temporada, tal vez podríamos volver a organizar playoffs de un solo juego para romper los empates en el orden jerárquico. Los desempates de un juego son divertidos. También podríamos alargar la serie de las primeras rondas, tal vez llegando al mejor de siete en todos los ámbitos.

Nuestra lista falsa de playoffs:

Ahí es donde llegamos hoy al reflexionar sobre una expansión que, por incierta que sea, parece vislumbrarse en el horizonte. Gran parte de lo que sabemos hoy cambiará mañana y en cada uno de los mañanas durante los próximos años. Hay innumerables permutaciones de este paisaje que podrían suceder.

A medida que transcurren las temporadas, podemos mover estos factores y especulaciones, debatirlos y tratar de orientarlos en la dirección correcta. Lo más probable es que la transición no sea agradable y nadie puede permitirse apegarse demasiado a ninguna noción de formato, ya sea el statu quo o una configuración transformada de la que conocemos.

Al menos tal vez podamos estar de acuerdo en esto: cuando ocurra el cambio, queremos que el béisbol llegue a un formato que exponga las historias sobre el juego que todos amamos de la mejor manera posible. Esas narrativas tienen mucho que ver con la estructura que establece el béisbol.