El “pacto de cuidado mutuo” entre dos religiosas en Chile que acabó con el cadáver de una de ellas en una maleta

Globales

Según la prensa local, este es el lugar en el que la mujer dejó la maleta.

Una maleta abandonada en una esquina en Santiago de Chile destapó un caso insólito.

Un recolector urbano que pasaba por la comuna de Ñuñoa, en el este de la ciudad, la halló y decidió llevársela al considerarla de valor.

Sin embargo, al sentir “mal olor” y percatarse de su contenido, la abandonó en un lugar cercano, donde finalmente la encontró la policía.

La maleta contenía los restos óseos de una mujer que había muerto hace aproximadamente un año.

Según revelaron las imágenes de seguridad del sector, la maleta fue dejada en la calle por una anciana de 80 años y el esqueleto pertenecía a su amiga, 21 años menor, con la que compartía una intensa devoción religiosa.

Según la prensa local, las dos mujeres se habían conocido en una parroquia y decidieron convertirse en laicas consagradas y vestir hábitos azules.

La mujer mayor había custodiado el cadáver de su amiga durante un año por un “pacto” de amistad, según informó la Fiscalía.

El pacto

“Ellas hacen esta especie de pacto de aislarse del mundo, tenían una aspiración de ser como monjas de claustro, de no tener mayor contacto con el exterior (…) hacen esta especie de pacto, en caso de fallecimiento de una u otra, no dar cuenta a la autoridad y cuidarse ellas hasta último momento”, detalló este miércoles a la prensa el fiscal Francisco Lanas, encargado del caso.

Ambas vivían recluidas y la más joven padecía cáncer.

La mujer hallada en la maleta murió en abril de 2023 a los 58 años.

Su amiga, sin embargo, decidió no avisar a las autoridades en virtud del pacto que ambas habían sellado.

La mujer de 80 años guardó durante 12 meses el cuerpo de su amiga hasta que finalmente decidió deshacerse de él.

Según la policía, podría haberlo hecho persuadida por su hija, que habría sabido de la situación, o como resultado de sus propias cavilaciones.

“Entendemos que (la mujer mayor) debió haber tenido un episodio, una especie de trastorno en algún momento de consciente. Ella denota que su amiga está en una maleta y quiere darle una sepultura”, explicó Juan Fonseca, jefe de la Brigada de Homicidios Metropolitana, citado por el diario chileno La Tercera.

“Ese es el motivo que indica ella, que la deja en una esquina para que se le dé una sepultura”, agregó.

El caso está en investigación y la mujer de 80 años está imputada, mientras su hija está llamada a declarar como testigo.

“Hablamos de una mujer de avanzada edad con poco riesgo de fuga, pero está en calidad de imputada” por ocultamiento de un cadáver, indicó el fiscal.