El 10% para los municipios de la frontera

The content originally appeared on: El Dia

*Por V?ctor F?liz Solano

Desde inicios de la dictadura del general Trujillo en el a?o 1930, la frontera y sus comunidades siempre significaron un especial inter?s de su gobierno tir?nico. Las razones a ciencias ciertas se desconocen, sin embargo, la m?s recurrida es la de la nacionalizaci?n de un espacio, que a su juicio, pertenec?a a la naci?n dominicana. Tambi?n se han escuchados motivos racistas y obviamente, los intereses econ?micos que all? se mov?an.

La soluci?n que encontr? el d?spota, dista mucho de lo que nuestra propuesta de hoy d?a pretende. Indubitablemente al margen del racismo y otros asuntos ?tnicos, las razones son casi de las mismas ?ndoles: preservar la integridad de nuestro territorio, los intereses econ?micos de paisanos que deben ser protegidos, entre otros, son los motivos que nos preocupan. Debemos agregar que adem?s existen temas como salubridad, desempleo, pobreza extrema, marginalidad, baj?simo nivel de desarrollo urbano y la espantosa emigraci?n de sus habitantes hacia las urbes procurando encontrar mejor suerte.

Cinco provincias conforman nuestro “muro” fronterizo, Montecristi, Dajab?n, El?as Pi?a, Independencia y Pedernales en donde viven aproximadamente 300,000 dominicanos y a nuestro juicio, esa cifra se disminuye de forma acelerada. Estas provincias contienen 26 municipios con diversas condiciones naturales y culturales que sin dudas son el valladar de nuestra soberan?a nacional.

Al trav?s de los a?os hemos podido ver decenas de anuncios desde los diferentes gobiernos que hemos tenido sobre sus intenciones de hacer grandes inversiones de infraestructuras para potencializar la olvida zona fronteriza. Dichos prop?sitos, todos loables, no han logrado el objetivo deseado. El gobierno anterior fij? sus ojos sobre el Puerto de Manzanillo y el actual apuesta al desarrollo tur?stico de Pedernales. Sin embargo, la propuesta m?s justa y equilibrada ser?a cumplir con la asignaci?n del 10% sobre los ingresos reflejados en el presupuesto general de la naci?n a los ayuntamientos fronterizos.

Hay una gran necesidad a nivel nacional de fortalecer las estructuras econ?micas de los ayuntamientos, empero, esta propuesta ser?a como ayudar a los m?s d?biles en momento preciso que necesitamos con m?s ah?nco preservar nuestra soberan?a en dicha zona. Con m?s recursos, los ayuntamientos aumentar?an su capacidad de gesti?n, de empleos e inversi?n p?blica, generando un derrame econ?mico en su poblaci?n con lo que se evitar?a la fuga de sus habitantes.

El comercio se beneficiar?a y con ello sus habitantes. No es un secreto para nadie que los recursos que manejan los ayuntamientos, son los mejores y m?s “democr?ticamente” repartidos, pues ?stos no pueden gastar ni un s?lo centavo del mismo m?s all? del l?mite de sus jurisdicciones.

Es de conocimiento del mundo municipal, que la aplicaci?n de lo que reza la ley 166-03 sobre la asignaci?n del famoso 10% es una meta muy dif?cil de alcanzar, por tanto, implementarla de manera gradual entregando la partida atendiendo como prioridad a los municipios fronterizos, ser?a un acto de justicia social y aprovechar?amos para salir del “charco” en que se encuentra empantanada dicha ley casi 20 a?os, y por supuesto reforzar?amos las acciones que ordena el art?culo 10 de nuestra Constituci?n Dominicana. Si la municipalidad est? buscando un tema para lograr reivindicaciones, esta es la mejor de las excusas.