Vida & Estilo

La paz mental, emocional, social, familiar y espiritual si es la decisión de éxito.

SANTO DOMINGO.-La época de Navidad es sinónimo de alegría, compartir en familia y entre amigos, en pleno disfrute del último mes del año. Sin embargo, no se puede dejar de lado, que para algunos no es lo mismo.

Para muchas personas que han sufrido pérdidas humanas, están separados de aquellos que aman, o han sufrido un divorcio reciente, esta época significa tristeza y nostalgia.

También suele haber depresión en aquellos que desean una pareja y en el momento no la tienen, por lo que sienten que los ahoga la soledad.

Heidy Camilo, psicóloga clínica, explica que “Llega Navidad y yo sin ti, es una de las canciones emblemáticas de la época y que muchos toman como himno de sus vidas, ya que las separaciones o pérdidas nunca son sencillas o fáciles. Aceptar un nueva realidad y dinámica es complejo, pues se trata de crear nuevos rituales tales como: con quien pasaré Nochebuena, Navidad y el final de año”.

En el caso de los divorcios será difícil tanto para la pareja como para los hijos, si se tienen, sobre todo si, a pesar de los conflictos, estaban acostumbrados a pasarlo juntos.

Esta nueva realidad, en muchas ocasiones, se vive desde la pena, la culpa, la vergüenza y el miedo… miedo a ser juzgado por los demás, agrega Camilo, quien tiene su consulta en el Centro Vida y Familia, expresa que aceptar que está bien reconocer que “no nos sentimos bien”, es el primer paso para integrar todas las emociones que se estarán experimentando.

“Llorar también está bien, pero es importante que los rituales se hagan como parte de un hábito que ya estaba instaurado en el sistema de creencias.

Es decir, si en el sistema de creencias para mí es importante la cena de Nochebuena… hacerla!! Si, te vas a poner triste, pero hacerla es parte del proceso de integrar esta nueva realidad y que el sistema emocional registre dicha acción”.

Reconocer y validar que cambió la realidad y darle paso a que “nuestro sistema de creencias y el sistema emocional puedan integrar la nueva información, es parte del proceso que se necesita para superar los duelos por separación”.

Presión de los solterosCamilo abarca el caso de las personas solteras y la presión que viven sobre todo cuando se reunen la familia completa en alguna de las festividades, pues nunca falta él o la imprudente que preguntará: “Para cuando el novio/a”. “Esa respuesta también la busca la persona soltera en muchas ocasiones.

Para el soltero/a es muy difícil lidiar no sólo con su soledad sino también tener que enfrentar esas preguntas que, a veces por años, se le hace llegando inclusive a renunciar a ir a las cenas navideñas para no verse expuesto a dicho interrogatorio”.

La tristeza, sentimientos de culpa y pensamientos que cuestionan si merece o no el amor, son acompañantes de muchos solteros y solteras en estas épocas, pues a pesar de ser “buenas personas” o ellos considerarse como posibles buenas parejas, no están en una relación conyugal.

La experta expresa que aceptar que está bien, reconocer que no nos sentimos bien, es el primer paso para integrar todas las emociones que se estarán experimentando.“Llorar también está bien, pero es importante que los rituales se hagan como parte de un hábito que ya estaba instaurado en el sistema de creencias”.

Un buen apoyo

— La claveEs importante que la familia y seres queridos sean un sistema de apoyo y contención. Es decir, la familia debe evitar a toda costa las expresiones de lástima, culpa y condescendencia, “ay ombe y tú sola/o” o “es mejor así”.