Columnas

Lily Montano.

La ira es una de las tantas emociones que vivimos como seres humanos. Puede convertirse en una fuerza impulsora bien canalizada hacia un fin o en un fuego que puede consumirnos hasta la autodestruccion, cuando detras solo esta el estallido y nos identificamos con el, perdiendo energia, afectandonos y a nuestro entorno.

Cuando estos estallidos se repiten frente a una situacion externa recurrente podriamos hablar de detonadores. Es decir, darle poder a una situacion, palabra, comportamiento afuera, para descontrolarnos y proferir con violencia, actuar desmedido al calor del momento sin medir consecuencias.

Detras de esas situaciones que nos descontrolan, normalmente hay una creencia limitante, habra que estar en el rol de observador para conocer que dispara y por que ciertas actitudes. ?Creo que todo se trata de mi, es cierto eso, es una proyeccion? ; ?Me creo historias? ?Estoy reaccionando a una herida no sanada de mi pasado ahora en el presente? Son cuestiones que deben ser miradas cuando es un patron recurrente que nos drena y trabajadas con ayuda profesional de ser necesario.