Como las hienas en jaur?as atacan al le?n, as? se ha estado ejecutando la pol?tica

The content originally appeared on: El Dia

Porque: La mayor?a de los pol?ticos, avanzan

por la estupidez o hambre de muchos.

Los m?s de los hombres emplean

la primera parte de su vida,

en hacer la otra parte, miserable.

Bruy?re

Me he fijado que muchos de los estrategas que asesoran a los l?deres pol?ticos que aspiran a ser quienes nos gobiernen, utilizan la misma y antigua formula de primero debilitar al fuerte por cualquier medio disponible, empezando por el descredito y la desinformaci?n; luego, aplastar al m?s d?bil, utilizando falsas promesas y, finalmente, enfrentarse de nuevo al fuerte, en el momento m?s oportuno.

Por igual hay que recordar la cuesti?n aquella de que hasta el m?s fuerte puede ser derrotado por otros inferiores, siempre y cuando se d? el tiempo y el lugar adecuado, como las peleas del Le?n contra una jaur?a de hienas que tratan de robarle su presa, donde las mismas lo atacan desde diferentes frentes hasta que lo hacen huir o lo matan por cansancio y heridas y, hasta quiz?s, llevando esta forma de pelea o ataque, al famoso invento importado del 50+1, en nuestras elecciones nacionales.

Pensar esto, me vino anoche en el duermevela, vapuleado por una serie de eventos que, aun y parezca algo ilusorio, est?n pasando por debajo de la mesa, donde la t?ctica est? resultando m?s interesante que la propia estrategia. Son actos h?bilmente utilizados con cierto grado de dif?cil explicaci?n. Son, como aquellas t?cnicas utilizadas por los magos para distraer al p?blico con ostensibles movimientos de una mano, mientras, con la otra, hacen otra cosa.

Pareciese que la degradaci?n para ejercer la pol?tica se haya comportado como una pandemia, cuya propagaci?n se aferra a dos factores muy simples, pero, fundamentales, como son, el tiempo y las oportunidades por encima de cualesquiera otros factores, pero, olvidando que, toda pandemia, llega a su fin. ?O no?

Pero no, aqu? eso no cuadra, no son como el ciudadano romano Lucius Cincinnatus, dictador por un breve periodo y por orden del Senado, que, en varias ocasiones, respondi? a la llamada de su pa?s en momentos cr?ticos, para una vez terminada su misi?n volver a trabajar en sus tierras junto a su familia, pero, aqu?, la profesi?n de pol?tico es perpetua, cual si fuesen m?dicos, dispuestos las 24 horas del d?a para auxiliar los enfermos, que al parecer de ellos, este pueblo padece de la pandemia de la pol?tica partidista por lo cual deben de mantenerse por siempre viviendo a costa de ese “servicio”.

Y es que tan fan?ticos se han convertido de la pol?tica bienhechora y el clientelismo rampante, que han llegado a postular que su l?xico enga?oso es como una vulgata, d?ndolo todo por seguro y real, cuando la realidad es que ven al pueblo como abstracciones, convertidas en v?ctimas de sus ambiciones hasta que llega el momento donde los d?biles se agrupan y, como las hienas, atacan, poniendo en vigencia aquella frase de origen Persa y utilizada al final del juego de ajedrez, “Sha Mat” (el rey est? muerto).

Atentos, muy atentos debemos de permanecer ante las ya manifiestas acciones del tigueraje pol?tico y, mantenernos como esos bur?cratas que se pasan la vida conjeturando y dando aquiescencia a la m?xima que reza de que es preferible saberlo todo acerca de nada, que no saber nada acerca de todo y esto es, solo para que no nos puedan sorprender con sus actos de magia, porque, definitivamente, estos pol?ticos, cual si vivi?semos en una perpetua dictadura, no hacen planes y siquiera, al parecer lo conciben en su mente, para la jubilaci?n de sus cargos pol?ticos y sobre la manipulaci?n del mando pol?tico, porque al parecer, todos lo critican, pero, quisieran con ardor, el poder emular las acciones del que viv?a en la avenida M?ximo G?mez, ?O no? ?S? se?or!