Globales

Brigadistas y personal de la provincia de Chubut buscaban que las llamas no llegaran hasta las poblaciones cercanas de Esquel y Trevelin, a unos 2.000 km al suroeste de Buenos Aires.

«El fuego está fuera de control», declaró Mario Cárdenas, jefe del departamento de Incendios, Comunicaciones y Emergencias (ICE) del parque, declarado patrimonio mundial de la Unesco en 2017.

Dijo que el incendio, que se inició el jueves por la noche, pasó de afectar unas 65 hectáreas a abarcar 577 hectáreas de bosques, saliéndose ya de la jurisdicción del parque.

Las condiciones para controlarlo «son adversas porque seguimos teniendo mucho viento y temperatura alta. Eso nos dificulta bastante las tareas», señaló Cárdenas.

Télam dijo que el fuego, ubicado en la zona del arroyo Centinela a la altura de la bahía Rosales del lago Futalaufquen, consumió bosque nativo y quemó especies como ñire, laura, caña cohiue, lenga.

En su cuenta en Instagram, el Parque Nacional Los Alerces informó que la noche del viernes un dron sobrevoló la zona para evaluar el avance del fuego, y dotaciones de bomberos de Esquel, de unos 37.000 habitantes, y Trevelin, de unos 8.000, «están presentes resguardando las poblaciones cercanas al incendio».

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) reportó temperaturas récord de más de 40ºC estos días en la Patagonia argentina, que llevó a las provincias de Chubut y Río Negro a declarar la emergencia ígnea por riesgo de incendios de vegetación hasta abril.

Según el pronóstico del SMN, el calor se mantendrá en la Patagonia durante la semana entrante y se extenderá hacia el norte, en las provincias centrales y más pobladas de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, con temperaturas que pueden escalar hasta los 38°C.