Globales

Gaza/Jerusalén.- La actual incursión del Ejército israelí en el hospital Naser, el más importante del sur de la Franja de Gaza, causó un corte eléctrico total que provocó la muerte de al menos cinco pacientes en cuidados intensivos y pone en riesgo la vida de otros, incluyendo tres bebés, denunció este viernes el Ministerio de Sanidad del enclave palestino.

Como consecuencia de la operación militar israelí en el hospital, que comenzó el jueves tras 25 días de asedio, “el suministro eléctrico se cortó completamente en el Complejo Médico Naser”, lo que ocasionó “la muerte de un quinto paciente”, indica un comunicado del ministerio, controlado por el grupo islamista Hamás.

Sanidad asegura que “en cualquier momento” podrían morir otros pacientes en cuidados intensivos así como tres bebés que necesitan un suministro ininterrumpido de oxígeno, y denunció que dos mujeres dieron a luz “en condiciones inhumanas, sin electricidad, sin agua, sin comida y sin calefacción».

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos condenó el asalto contra el hospital, ubicado en la región de Jan Yunis y que albergaba a unas 10.000 de personas entre médicos, pacientes y desplazados, muchas de las cuales huyeron luego de que el Ejército ordenó la evacuación el martes pasado.

Israel alega que cuenta con “información creíble” de los servicios de inteligencia de que Hamás mantuvo en ese centro a algunos de los rehenes israelíes que capturó el 7 de octubre, y que las tropas tienen como objetivo rescatarlos, aunque sea sus cuerpos si es que están muertos, así como localizar a milicianos.

El jueves los soldados detuvieron a decenas de sospechosos en el hospital Naser, entre ellos un miembro de Hamás que operaba como conductor de ambulancia y participó en el ataque del 7 de octubre, según el Ejército israelí, que también se incautó armas, incluidos explosivos y morteros, dentro de las instalaciones.

Lea también: Israel asalta hospital Naser tras 25 días de asedio para recuperar cadáveres de rehenes