Globales

Ayer, tuvo lugar el entierro de unos 80 cuerpos sin identificar de palestinos, citó la agencia EFE.

Jerusalén.- El número de muertos en la Franja de Gaza, sumida desde hace 117 días en una ofensiva militar israelí de magnitudes devastadoras, alcanzó este miércoles los 26.900 fallecidos, además de un total de 65.949 personas heridas.

Un total de 150 personas han muerto en el último día, según datos proporcionados hoy por el Ministerio de Salud gazatí, controlado por Hamás, que recordó que «todavía hay numerosas víctimas bajo los escombros y en las carreteras», y denunció que las tropas israelíes «impiden que las ambulancias y los equipos de protección civil puedan llegar hasta ellos».

Los combates se concentran en la zona sur, sobre todo en el área de Jan Yunis, donde hospitales como el de Al Amal sufren desde hace 10 días un asedio militar por parte de Israel, con disparos y granadas de humo diarias que han causado la muerte de civiles.

Hoy, la Media Luna Roja Palestina (PRCS, por sus siglas en inglés), principal organismo médico encargado del transporte de heridos en el enclave, informó de la muerte de un empleado de seguridad «que estaba de pie cerca de la puerta trasera del hospital».

Ayer, al menos cuatro personas desplazadas fallecieron tras ser alcanzadas por metralla en los alrededores del Hospital Al Amal, informó PRCS vía X, dos de ellas abatidas, indicó la entidad médica, mientras intentaban evacuar a una tercera.

Los combates también persisten en la zona norte del enclave, donde la Agencia de Noticias Palestina Wafa reportó hoy «decenas de muertos y heridos» tras un ataque israelí con misiles contra una casa en el barrio de Al-Daraj, al este de la ciudad de Gaza, y bombardeos de artillería y aéreos al noroeste de esta urbe.

Además ayer, tuvo lugar el entierro de unos 80 cuerpos sin identificar de palestinos, según pudo presenciar un fotógrafo de EFE, en la zona meridional de Rafah, ahora superpoblada con 1,5 millones de personas tras la llegada masiva de desplazados del norte.

Estos cuerpos, cuya fecha de muerte se desconoce, fueron devueltos al enclave palestino por Israel a través del cruce de Kerem Shalom, que conecta Israel con la Franja de Gaza, y por donde a veces entra ayuda humanitaria.