Caballeros y Armaduras, fiel a una ?poca de heroismo

The content originally appeared on: El Dia

Al penetrar en el Alc?zar de Col?n, la morada del primer virrey de Indias, don Diego Col?n, hijo del almirante descubridor de un nuevo continente, vemos a boca de jarro una reproducci?n hecha en papel mach?, material muy utilizado en el siglo pasado para hacer toda clase de objetos y que consiste en humedecer papel hasta reducirlo a una pasta que se mezcla con cola, se modela la figura que se quiere hacer y luego se deja secar.

Una vez seca, se pinta y se le da una terminaci?n de brillo o glaseado.

El caballero con armadura y lanza, montado en su corcel.

El caballo de papel mach?, con sus arreos de batalla, es de las piezas m?s evocadoras y rom?nticas,En la ?poca medieval, en la Europa cristiana, el muchacho de noble cuna, por lo general se hac?a caballero. Esto implicaba todo un proceso de aprendizaje que comenzaba en la infancia.

A los siete a?os, el futuro caballero era enviado a un castillo de alg?n amigo o aliado de su padre.All? comenzaba su aprendizaje como pajecillo del se?or del castillo, practicando las virtudes de la humildad y el respeto. Con las damas de la casa aprend?a a rezar fervientemente, a tener modales graciosos y m?s adelante, en cuanto se hac?a adolescente, el arte de cortejar las damas.

En cuanto cumpl?a doce a?os, empezaba para ?l la pr?ctica del arte de la equitaci?n. El saber manejar con destreza un caballo, seria en su vida tan importante como el manejo de la espada y la lanza.

Adem?s de montar a caballo, aprend?a a cuidar de su cabalgadura a la que atender?a y proteger?a m?s que a su futura esposa e hijos.

Gran significadoEl caballo significaba para el caballero, su modo de vida, adem?s de su medio de trasporte y su aliado en la batalla. A la vez que, a montar, deb?a empezar a dominar el duro arte del manejo de la espada y la lanza, al tiempo que se hac?a diestro en la defensa por medio del escudo.

A los catorce a?os, el muchacho deb?a ejercitarse constantemente, caminar enormes trechos con el fin de que sus piernas se fortalecieran.

Aprendiz de caballeroLos ejercicios para el aprendiz de caballero, eran rudos y constantes, su cuerpo deb?a fortalecerse al m?ximo para soportar los rigores de la vida a la que estaba destinado.

A esa edad pasaba a ser escudero del se?or, teniendo a su cargo los caballos y las armas del amo del castillo. Deb?a trabajar constantemente en el cuidado de las armas, as? con una esmerada atenci?n a los caballos, las nobles bestias de las cuales depend?an la vida y la seguridad del amo del castillo.

Para el adolescente comenzaba una vida llena de aventuras, en constante contacto con su caballo que ser?a en lo adelante su m?s fiel aliado. Como escudero del se?or, lo acompa?ar?a en sus viajes, visitas a otros se?ores y a la corte. Est? constantemente a su lado en las batallas, coloc?ndose detr?s de el en los combates, atento a proporcionarle lo necesario, ya fuese un nuevo caballo o un arma.

El adolescente que vest?a ya la armadura, se hab?a convertido en un joven vigoroso que soportaba f?cilmente el enorme peso de aquella infernal vestidura y con ella puesta, se mostraba diestro al manejar el caballo y las armas. A los veinte a?os lo armaban caballero.

Para ello deb?a primero ayunar, despu?s confesarse y comulgar con el padre capell?n del castillo. Esa noche de v?spera, la pasaba velando sus armas en la capilla. Al d?a siguiente, entraba en la iglesia con la espada colgada del cuello, el capell?n bendec?a la misma y el aspirante a caballero se arrodillaba delante del se?or en cargado de investirlo. Ante ?l, juraba cumplir los deberes que la caballer?a impon?a.

Acto seguido los padrinos le calzaban las espuelas, le pon?an la coraza y dem?s prendas de la armadura y le ce??an la espada. Una vez hecho esto, el se?or le daba el abrazo que consist?a en tres golpes con la espada, espaldarazo y en el rostro una bofetada, mientras proclamaba que, en el nombre de Dios, de san Miguel, de Santiago, protector de Espa?a, te hago caballero, para que seas valiente, atrevido y leal.

El nuevo caballero tomaba el yelmo, el escudo y la lanza, montaba en su caballo y daba vueltas blandiendo la lanza. La ceremonia terminaba con un op?paro fest?n.

Momentos estelaresLas cruzadas fueron los momentos estelares de la caballer?a. Pero Espa?a continu? la lucha contra el moro, invasor de su tierra.

La haza?a religiosa militar de las Cruzadas a Tierra Santa consagro a los caballeros que participaban fascinados en aquella guerra.

Las cruzadas originaron las ?rdenes militares de caballer?a, la primera de las cuales, los Templarios, llego a cobrar una importancia enorme, hasta hacerse una especie de multinacional, dentro de los estados europeos, rivalizando con los reyes de la ?poca, lo que trajo su desgracia. Uno de ellos, Felipe el Hermoso de Francia, logr? que el Papa disolviera la orden.

Su ira no paro hasta ver ardiendo en la pira a Jacques de Morlay, Geoffroi de Charney y Hugues de Peraud. Las haza?as de aquellos hombres, jinetes en briosos corceles, dio origen a numerosas historias y leyendas. Sus proezas y valor se fueron acrecentando.Los trovadores cantaron sus aventuras en versos que entonaban con melod?as cadenciosas.

El caballo ataviado

— ?poca de heroismoEl caballo del Alc?zar, ataviado con su testera empenachada, silla repujada y arreos de plata, testimonio de aquella ?poca nimbada de hero?smo que desembarc? un buen d?a en una tierra nueva y misteriosa, haciendo que el mundo cambiara.

*Por MAR?A CRISTINA DE CAR?AS, C?SAR IV?N FERIS IGLESIAS Y C?SAR LANGA FERREIRA