“Ante tiroteos como este, debemos comprar m?s fusiles”: los entusiastas de las armas se re?nen en Texas

Globales

Solo unos d?as despu?s del peor tiroteo en una escuela en casi una d?cada, EE.UU. celebra el mayor evento de armas del pa?s: la convenci?n anual de la Asociaci?n Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en ingl?s).

Es la pascua de las balas y los pistolas, el gran congreso de las municiones y los fusiles, la principal asamblea de la que se hace llamar <> que por m?s de 150 a?os ha defendido uno solo: la posesi?n y el porte de las armas.

Los aficionados a las armas se dieron cita en la convenci?n de la NRA.

Ha sido por d?cadas uno de los lobbies m?s influyentes en la vida y en la pol?tica de Estados Unidos, pero tambi?n uno de los m?s controvertidos: numerosos grupos la se?alan de corrupci?n, de cabildear e invertir sumas millonarias tanto en gastos personales de sus l?deres como en impedir que se pasen legislaciones que regulen el acceso a las armas.

Este a?o, una tragedia cercana ensombrece de forma peculiar su cumbre, la primera tras dos a?os de pandemia.

A las afueras de la convenci?n de congregaron manifestantes en contra de la NRA.

En el mismo estado donde la NRA ha convocado a sus miembros para celebrar la punter?a y los calibres, para mostrar los ?ltimos avances en tiro y armamento, un numeroso grupo de familias todav?a vela y se despide de 19 ni?os y dos maestras muertos en un tiroteo.

<<Texas entera deber?a estar de luto por esta tragedia y, en cambio, viene gente de todo Estados Unidos aqu? a rendirle culto a las armas>>, le dice a BBC Mundo Lauren Jackson, una mujer que ha llegado a protestar contra el evento con una pancarta con una foto de sus hijos en la que dice que quiere verlos crecer.

Y es que el pasado martes, a poco m?s de 400 kil?metros de Houston, en Uvalde, un pueblo perdido en la frontera de Texas con M?xico, un joven de 18 a?os se col? en una escuela primaria y mat? a 21 personas.

Convenci?n de la NRA.

Tras el tiroteo, la NRA lament? el suceso y expres? sus simpat?as con las v?ctimas, aunque indic? que mantendr?a su convenci?n programada para tres d?as m?s tarde, pese a los m?ltiples llamados a que cancelara el evento en respeto a las v?ctimas y sus familias.

<>, escribi? la NRA en un comunicado tras el tiroteo.

<>, agreg?.

El expresidente Donald Trumpo fue una de las figuras destacadas en la convenci?n de la NRA.

Aunque suele haber manifestaciones en contra de las convenciones de la NRA, medios locales estiman que las protestas ocurridas el viernes fueron las mayores desde 1999, cuando la organizaci?n decidi? realizar su convenci?n en Denver, solo un mes despu?s de la masacre de Columbine.

Varios artistas y algunas de las personalidades invitadas al evento de este a?o (entre ellas el gobernador de Texas, Greg Abbott) cancelaron finalmente su participaci?n.

Incluso algunas empresas de armamento, como Daniel Defense, la fabricante del fusil utilizado en Uvalde, tambi?n decidieron no asistir por considerar que esta semana <<no era el momento apropiado para promover sus productos en Texas>>.

Manifestantes rinden homenaje a las v?ctimas del tiroteo.

Pero, seg?n le cont? a BBC Mundo Johnny Ferguson, un miembro de la NRA, poco importaba qui?n faltara si las <> iban a estar: <>.

Un pa?s dividido

Desde las noche del jueves, en los alrededores del centro de convenciones George R. Brown de Houston se notaba un movimiento inusual: polic?as y agentes de seguridad bloqueaban aceras y cerraban tramos en preparaci?n para el gran evento del viernes.

Una veterana de guerra examina un arma durante la convenci?n de la NRA.

Pero al d?a siguiente, la avenida de las Am?ricas, una de las principales de la ciudad, se volvi? tambi?n una zanja f?sica: la met?fora del profundo cisma que divide a Estados Unidos.

De un lado de la calle, centenares de personas, en su mayor?a ancianos, hombres, blancos y barbudos, caminaban con atuendos de colores vivos con s?mbolos patrios hacia el centro de convenciones.

En la acera del frente, otros cientos de personas, en su mayor?a j?venes de todos los sexos y colores, se agrupaban con pancartas para gritarles improperios a los que marchaban al evento del otro lado de la calle.

<>, le dice a BBC Mundo Ashton Wood, uno de los organizadores de la protesta.

<>, se?ala.

Visiones encontradas

Ferguson dice que ha recorrido kil?metros para llegar hasta aqu? desde Kentucky, que no pod?a faltar porque <>.

Lleva una gorra de veterano de la Guerra del Golfo y una camiseta con un letrero que equipara los tiroteos en las escuelas con el aborto.

<>, dice repitiendo el mensaje que lleva en la ropa.

<>, alega.

Ferguson es veterano de guerra.

Renee Harrison lleva tambi?n una camiseta roja, pero, a diferencia de Ferguson, critica lo que llama la <>, que buscan mecanismos para frenar el aborto en el pa?s mientras <>.

<>, dice.

Renee Harrison en la protesta.

Laurie Fortson es tambi?n miembro de la NRA y opina que tiroteos como el de Uvalde, lejos de promover regulaciones, deber?an llevar a los estadounidenses a comprar m?s armas.

<<Ante tiroteos como este, debemos comprar m?s armas<<, le dice a BBC Mundo.

<>, dice mientras ense?a la caja para guardar un rev?lver.

Laurie Fortson con la caja de una pistola al salir de la convenci?n.

Robert (no quiere dar su apellido), otro miembro de la NRA, dice que no entiende los cuestionamientos tras el tiroteo, porque en su criterio, no est? mal que los ni?os aprendan a usar armas.

<>, le dice a BBC Mundo.

<>, explica mientras muestra un video en su tel?fono en el que se ve a la ni?a con un fusil en un campo de tiro.

Robert muestra el video de su hija aprendiendo a disparar un AR-15.

Jam Hatchete, un veterano de Vietnam, dice que ?l sabe lo que es una guerra, lo que es matar y por qu? un fusil de asalto no deber?a estar en manos de cualquiera, como puede pasar en Estados Unidos.

<>, comenta.

Jam Hatchete es veterano de la Guerra de Vietnam.

A lo largo del d?a, argumentos como este se repiten de una forma u otra tanto fuera como dentro del centro de convenciones, lo mismo entre ciudadanos comunes como entre pol?ticos.

En el parque frente al George R. Brown Center, el excandidato presidencial -y ahora aspirante al gobierno de Texas- Beto O’Rourke llamaba a sus seguidores a unirse y tomar medidas por <>.

El excandidato presidencial dem?crata Beto O’Rourke se uni? a los manifestantes en contra de la NRA.

Del otro lado del parque la gran estrella de la tarde fue Trump, quien repiti?, no obstante, que la soluci?n a tragedias como las de Uvalde no es restringir el acceso a las armas.

<<La existencia del mal en nuestro mundo no es una raz?n para desarmar a los ciudadanos respetuosos de la ley. La existencia del mal es una de las mejores razones para armar a los ciudadanos respetuosos de la ley>>, dijo.

El expresidente tambi?n cuestion? que EE.UU. <>, pero no pueda garantizar la seguridad en las escuelas.

<>, dijo Trump provocando fuertes aplausos.

Para su discurso, la NRA, que promueve el libre porte de armas en EE.UU., prohibi? a sus miembros que llevaran cualquier tipo de armamento.

Sin soluci?n

La avenida de las Am?ricas, la calle que parece dividir en dos a Estados Unidos este fin de semana, tiene un punto donde dos mundos equidistantes se reencuentran: la esquina de la Rusk Street.

All? est? Lauren Sander, una maestra de una escuela primaria de Austin que ha viajado tres horas hasta Houston con su hija, su perro y un cartel en el que se pregunta: <>.

Manifestantes en contra de las armas.

Est? all? pidiendo conversar con los miembros de la NRA que comienzan a salir de la convenci?n poco despu?s del final del discurso de Trump.

<>, le dice a BBC Mundo.

Lauren Sander es una maestra de una escuela primaria de Austin.

<>, desaf?a a los que salen del evento, aunque la mayor?a ni siquiera la mira.

Charles, uno de los <> de la NRA que asiste a la convenci?n con su esposa, se detiene.

Las dos visiones que enfrentan a Estados Unidos se cruzan en unos minutos en los que ninguna parte parece querer escuchar realmente a la otra.

El hombre le propone a la maestra armarse para proteger a sus alumnos. Ella responde que su rol es ense?ar, no disparar, que las armas hacen da?o no solo a los que matan, sino tambi?n a los que quedamos vivos.

<>, dice la mujer.

En lo ?nico que Charles y Sander parecen coincidir es en que Estados Unidos necesita hacer algo y en que las masacres como la de Uvalde se seguir?n repitiendo, si no se hace nada.

Pero como los dos tienen visiones muy diferentes sobre qu? hacer, terminan abruptamente la discusi?n y se dan la espalda.