Globales

Quito.-La comunidad internacional expresó ayer su preocupación por el deterioro de la situación de seguridad en Ecuador debido a la ola de violencia desencadenada por los grupos criminales y expresó su apoyo al presidente ecuatoriano, Daniel Noboa, que ha declarado el estado de excepción y ha manifestado que el país se encuentra en guerra.

Noboa emitió un decreto en el que se declara la existencia de un conflicto armado interno a nivel nacional y ordenó a las fuerzas militares actuar para desmantelar veintidós grupos del crimen organizado transnacional a los que ha declarado organizaciones terroristas y actores no estatales beligerantes.

Al menos una decena de personas, entre ellas dos policías, murieron en una serie de ataques perpetrados por organizaciones delictivas en Ecuador, informaron medios locales.

Alerta en la ONUEl secretario general de la ONU, António Guterres, expresó su alarma por “el deterioro de la situación” en Ecuador, condenó la reciente violencia de los grupos criminales y se solidarizó con el pueblo ecuatoriano.

Guterres “está muy alarmado por el deterioro de la situación en el país así como por el impacto disruptivo en las vidas de los ecuatorianos”, “condena los actos criminales de violencia” y “envía un mensaje de solidaridad a los ecuatorianos”, dijo su portavoz, Stéphane Dujarric, en su rueda de prensa diaria en Nueva York.

Un seguimientoEl alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, expresó este miércoles su “profunda preocupación” por la violencia que vive Ecuador y subrayó el apoyo de la UE a las instituciones democráticas del país.

“Profundamente preocupado por el grave repunte de la violencia en Ecuador orquestado por grupos criminales”, indicó Borrell en un mensaje a través de la red social X (antes Twitter), en el que recalcó que se trata de “un ataque directo a la democracia y al Estado de derecho”.

Ecuador bajo la lupa

— ConfianzaEl presidente de Estados Unidos, Joe Biden, monitorea de cerca los reportes de violencia; expresó su confianza en que Ecuador recobre pronto la normalidad y respaldó la institucionalidad democrática en este país.